Los asocian con brujerías, ritos y cosas del mal, los sacrifican y torturan, están en peligro tan solo por su color. ¿Hay algo más aterrador que saber que perros y gatos inocentes llevan a cuestas el dolor de ser excluidos por un proceso de la misma naturaleza?

Pero el brillo de su pelo negro, una mirada indefensa y, tal vez, la más fiel compañía, nos demuestran que nada tienen de aterradores y por el contrario son brujos pero para enamorar corazones.

(Lee también: Adoptar una gata carey: la última moda entre los amantes de los gatos).

Aquí van las 5 cosas aterradoramente geniales de los gatos y perros negros.

¡Son de lo más tierno! Pueden llegar a tener mejor carácter y ser más dóciles que otros animales de pelaje claro. Esto gracias a procesos derivados de la producción de melanina en el cuerpo del animal.

Que ternura de foto Dave MacLear.

Qué ternura de foto de Dave MacLear.

¡Son resistentes a la luz solar! No les afecta tanto el sol, en comparación con animales de pelaje blanco que son más sensibles en este sentido y pueden sufrir enfermedades como dermatitis.

Linda foto de Santi P.A.

Linda foto de Santi P.A.

¡Son todo terreno! El melanismo, ese exceso de pigmentación oscura en los animales como las panteras, permite que estos tengan una mayor resistencia contra virus y enfermedades.

Bella la foto de Joe Parks.

Bella la foto de Joe Parks.

¡Son reyes del camuflaje! Gracias a su color se pueden ocultar fácilmente cuando sienten peligro sin ser descubiertos fácilmente.

Una foto gatuna de Crabby Gabby.

Una foto gatuna de Crabby Gabby.

¡Son portadores de buena suerte! De amor, compañía, diversión y fidelidad. No lo dice ningún estudio, pero sí miles de familias que le han dado la oportunidad a un ‘negrito’ de vivir feliz.

Un gatito muy querendon que registró Laura Giraldo - @GiraldovLaura

Un gatito muy querendon que registró Laura Giraldo – @GiraldovLaura.

Los expertos lo dicen: los ‘negritos’ son más querendones

Existen varios estudios que relacionan el color del pelaje con el comportamiento. Los primeros que se hicieron fueron con roedores y demostraron que los animales de color negro son mucho más tranquilos que los de otros colores.

Estudios posteriores han demostrado el mismo efecto en gatos y en perros, nos cuenta Catalina Mejía, magister en comportamiento animal de la Universidad Autónoma de Barcelona (España).

Si bien, este factor no es regla general, está demostrado que el color negro se debe a la presencia de gran cantidad de melanina, sustancia que entra en competencia directa con la dopomina, la que causa la conducta activa en los animales. Así, entre mayor cantidad de melanina haya, más dócil es el animal.


 

¿Y tú, ya te decidiste en adoptar un animal negro?