Con otros animales es curioso y algunas veces tierno, con los humanos se la lleva bien y le encanta hacerles masajes y posar para una que otra foto, y con su dueño Davis Travis, o más bien quien lo rescató de una muerte cruel, es el inseparable amigo de juegos, siestas y hasta asistente de clases magistrales sobre el respeto y protección a los animales.

No, no come alimentos descompuestos ni mucho menos. Abelardo, uno de los gallinazos más queridos de Cali, se alimenta de comida fresca como carne y menudencias. Pareciera un chiste, pero para este buitre negro no es de mucho agrado la dieta que llevan sus semejantes.

🙂

Abelardo por poco acaba en un rito satánico  

Como pasa con muchos polluelos gallinazos, Abelardo fue arrancado de sus padres por seres humanos inescrupulosos para ser vendido en una galería. Allí, otras personas  de la misma calaña (o peores), los compran para hacer rituales de brujería o supuestas medicinas con su sangre.

Pero gracias a las ganas de vivir de este gallinazo y de su cuidador que llegó justo a tiempo para rescatarlo, Abelardo se recuperó de una puntilla que estaba atascada en su buche y de una fractura que tenía en una de sus patas.

Fue un proceso doloroso para este animalito, pues el estrés de no poder moverse por la fractura hacía que vomitara todo: alimentos y medicinas. Además del dolor que sentía en su buche.

(Lee también: ¿Guácala? Para nada, antes agradezcamos a los gallinazos, ¡a lo bien!

Abelardo, como toda una estrella

Debido a su especial forma de ser y a su historia de supervivencia, Abelardo, con tan solo 11 meses, se ha convertido en la imagen del proyecto de rehabilitación de fauna silvestre y educación ambiental que tiene su cuidador, Davis Travis.

Muchas personas lo siguen a través de redes sociales desde distintos países (porque tiene su propia ‘fan page’), y cada fin de semana lo van a conocer muchas familias a La Casita del Bosque, el primer centro de rehabilitación de zarigüeyas de Colombia. Además, ha sido protagonista de varios diarios de la ciudad y programas de televisión.

"Muchos besos para los visitantes", dice Abelardo.

“Muchos besos para los visitantes”, dice Abelardo.

Abelardo no deja por nada La Casita del Bosque

Lastimosamente, para muchos animales crecer en cautiverio les quita las posibilidades de reintegrarse a su hábitat natural. En el caso de Abelardo, no podría competir por comida por ejemplo, ya que no tiene ese comportamiento heredado de sus padres.

Eso sí, este gallinazo tiene algunos amigos de su misma especie y sobrevuela con ellos los cielos de la Capital Mundial de la Salsa, pero siempre regresa a su hogar.

A La Casita del Bosque, el primer centro de rehabilitación especializado en zarigüeyas en Colombia, llegan todo tipo de animales silvestres. Siempre hay un aproximado de 30 animales, más los que viven libres allí.

Los dinosaurios que llama Davis Travis.

Los dinosaurios que llama con cariño Davis Travis. ¡Bellos!

Sobre La Casita del Bosque y Manimal Mov

Davis Beltrán, más conocido en redes como Davis Travis, es un caleño que ha dedicado la mayor parte de su vida a cuidar, rehabilitar y liberar animales silvestres y algunos domésticos que están desamparados.

La Casita del Bosque, ubicada en Cali, es el lugar donde los animales se recuperan de enfermedades y lesiones, y si tienen las habilidades para sobrevivir en su entorno natural, son liberados. Además, en este espacio también se realizan talleres y recorridos para sensibilizar a niños y adultos sobre la importancia de todos los animales en el equilibrio del ecosistema.

Si bien Davis no tiene constituida una fundación, con su proyecto Manimal Mov busca seguir apoyando a miles de animales que han pasado por La Casita del Bosque, ayuda que viene de manos amigas o simplemente de personas que conocen y se enamoran de su trabajo.

¿Quieres conocer a Abelardo, visitar La Casita del Bosque y ayudar a miles de animales?

Escríbele a Davis en Facebook o contáctalo en el: 316 534 6363.