El amor es lo máximo, y esta es una regla general en cualquier especie; pero cuidado, cuando llega el apego se daña nuestro idilio. Puede que te haya pasado con tu pareja, pero queremos advertirte que, sin darte cuenta, también puede estar pasando con tu perro y esto puede desencadenar una ansiedad por separación.

Este es un problema de comportamiento frecuente que, según algunos estudios, supone entre el 20 y el 40 por ciento de las consultas en etología, y se calcula que afecta a un 15 por ciento de la población canina.

Así es la ansiedad por separación

Aparece cuando el perro no tiene contacto con sus propietarios. Puede darse cuando los dueños no están en la casa o cuando, aunque estén, la mascota no tiene acceso a ellos.

Hay 3 tipos de reacciones ante la ausencia del amo. En la de la mayoría de los perritos es tranquila, pues se adaptan bien a la ausencia del propietario; otros, aunque tienen disminución en su actividad física, no reflejan problemas mayores.

Pero un último grupo, que es el que requiere atención especializada, muestra uno, dos o todos estos síntomas:

1. Aumento de la actividad, especialmente de la conducta exploratoria (conducta destructiva).
2. Aumento de las vocalizaciones (ladridos, aullidos, gemidos…).
3. Pérdida del control voluntario de la defecación o micción.

ansiedad-por-separacion-perros-2

Estas reacciones pueden aparecer incluso antes de la salida del dueño, cuando el perro siente que la partida de su amo es inminente, y llega a su punto máximo media o una hora después de la salida.

Claro está, si tu perro tiene alguno estos comportamientos no significa que sea un hecho que sufra de ansiedad por separación, debes consultar para que sea el veterinario quien te confirme el diagnóstico.

(Lee también: Clementina y Vicente: qué poder cuando los humanos le ponen ganas <3).

El abandono, el destete a una edad temprana, las experiencias traumáticas en las primeras semanas de vida, las fobias, el aburrimiento y el hiperapego del perro a sus propietarios son factores que predisponen a que el perro padezca ansiedad por separación.

aniedad-por-separacion-perros

¿Y cómo se controla eso del hiperapego?

Amarlos es algo que no podemos evitar, y no queremos que lo dejes de hacer, simplemente, trata de que sea un amor del bueno. Para lograrlo debes atender algunas conductas que sin saberlo pueden conducir al apego extremo.

Aunque es difícil, evita hablar con muchos mimos antes de salir de casa, para que no predispongas a tu perro, y aunque los saludos son efusivos, trata de bajarles un poco. Los expertos dicen que los lenguajes son propios de cada especie, y podemos terminar transmitiéndoles mensajes erróneos.

Por otro lado, frecuentemente los perros ladran para llamar la atención de su amo, y si respondes prestando atención la conducta es reforzada, y se hace cada vez más frecuente e intensa. Parte del tratamiento consiste en no dar pie a esa conducta y premiar a tu perro cuando no está ladrando.

No olvides:

– La ansiedad por separación no está relacionada con la agresividad hacia las personas.
– La ansiedad es una emoción desagradable, y los perritos que la padecen tienen esta sensación por varias horas al día, lo que reduce su calidad de vida.
– Estos síntomas son molestos para dueños y vecinos, contrólalos y evita problemas en tu barrio.
– Esta afectación puede manifestarse a cualquier edad, sin embargo los perritos ancianos son más susceptibles.
– El tratamiento de ansiedad por separación incluye, usualmente, dos etapas: el adiestramiento y la administración de fármacos, pero todo debe ser bajo la indicación de tu veterinario.

¡La buena noticia!

El tratamiento de este comportamiento tiene un porcentaje de éxito muy elevado, pero la colaboración del propietario es el factor más importante. Una vez más nuestros peluditos están en nuestras manos.

Fuente: Etología Universidad de Antioquia.