Mantienen el equilibrio del medio ambiente, son excelentes indicadores ecológicos, controlan enfermedades, incluso son la mano derecha de los agricultores. Pero… pese a su importancia para la naturaleza, muchas especies de aves rapaces se encuentran amenazadas.  

Hablamos con Edwin Campbell, biólogo de la Fundación Águilas de los Andes, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la conservación de las aves rapaces de Colombia, que actualmente enfoca su trabajo hacia el águila crestada, Spizaetus isidori, una de las especies más amenazadas de nuestro país.

Edwin nos contó un poco acerca de las aves rapaces más amenazadas del país y de la campaña que tiene actualmente la Fundación para involucrar a las personas en el tema de conservación y protección de estas especies.

1. ¿Cuáles son las aves rapaces más amenazadas de Colombia?

Según resolución 0192 del Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, las especies de aves rapaces amenazadas en Colombia son:

  • Harpyhaliaetus solitarius (CR).
  • Spizaetus isidori (EN).
  • Micrastur plumbeus (EN).
  • Y Glaucidium nubicola (VU).

En los libros rojos también se incluyen las especies: Accipiter collaris, Harpia harpyja, Morphnus gujanensis, Leucopternis plumbea, Falco deiroleucus y Megascops colombianus.

Las especies que tienen alguna categoría de amenaza siempre serán consideradas relevantes o de interés para la conservación.  Algunas especies que no son amenazadas han sido poco estudiadas, esta insuficiencia de información también hace que estas especies sean consideradas de interés.

img_3171

2. ¿Hay alguna endémica?

Existe un ave rapaz endémica de Colombia, es la especie Autillo de Santa Marta, la cual no ha sido formalmente descrita. Además, dos especies tienen categoría de casi-endémicas Megascops colombianus y Micrastur plumbeus.

3. Características generales de estas aves.

Las aves rapaces engloban tres grupos taxonómicos, siendo estas las órdenes Accipitriformes, Falconiformes y Strigiformes.  Lo que tienen en común estas especies, y que las caracterizan como tal, es que todas capturan sus presas por las patas, las cuales tienen fuertes de dedos musculosos con garras afiladas. Además, todas poseen picos ganchudos con bordes afilados y una visión muy aguda.

(Lee: ¿Guacala? Por estas razones debes proteger los chulos o gallinazos).

4. ¿Por qué se encuentran amenazadas?

Las aves rapaces son depredadores y por tanto se encuentran en los altos niveles tróficos. Debido a esto, son altamente sensibles a perturbaciones ambientales (perdida de hábitat, disminución de presas, entre otras).

Además, son especies de bajas densidades poblacionales  y algunas aves rapaces son de gran tamaño (como es el caso de las 2 especies reconocidas como amenazadas por el Ministerio de Medio Ambiente). Tienen un periodo muy largo para alcanzar la madurez sexual y ciclos reproductivo muy largos en donde solo producen una cría.

Las principales amenazas que sufren las aves rapaces son: la pérdida de hábitat y la caza.

5. Cifras.

Aproximadamente, en el Centro de Rehabilitación de Aves Rapaces de San Isidro, CRARSI, recibimos 30 aves rapaces al año, muchas decomisadas por el tráfico ilegal o tenencia ilegal.

Otras llegan al centro con disparos. En los último 2 años hemos recibido dos juveniles de águila real de montaña o águila crestada (Spizaetus isidori) ambas con disparos. Lamentablemente, estos animales no sobrevivieron por falta de recursos para trasladarlos al centro.

campana-aves-rapaces-de-colombia-animal-la-revista

6. ¿De qué se trata la campaña ‘Rapaces de Colombia’?

La campaña busca involucrar a las personas con nuestra fundación, que sepan qué es un ave rapaz y de lo diverso que es este grupo en nuestro país. La educación es una de las mejores armas para la conservación

Las mejores fotos publicadas con el hashtag #RapacesDeColombia serán escogidas para incluirlas en nuestro próximo almanaque con sus respectivos créditos.

Las personas que participen y que sean escogidas nos estarán apoyando a la elaboración del almanaque y a la consecución de recursos para continuar con nuestra labor.