Por primera vez se logra la reproducción en el Zoo Santa Fe (Medellín, Colombia) de un mono aullador rojo en un grupo que, de esa especie, se reintroducirá en bosques nativos de Antioquia.

Madre y cría (mono aullador rojo)

Los monos aulladores rojos se encuentran entre los primates más traficados en Colombia.

Cuenta una vieja leyenda que hace muchos años la selva del Amazonas rugía como con diablo propio, o al menos, eso era lo que creían los españoles que llegaron a colonizar estas tierras.  Eran unos aullidos tan aterradores que  los invasores dejaron estas zonas intactas y no se atrevieron a entrar allí. 

Lo que no sabían, cuenta también la leyenda, era que se trataba de los aullidos de los monos rojos (el sonido más fuerte de la naturaleza) que sin saberlo se convirtieron no en diablos, pero sí en guardianes del pulmón verde de América. 

Lastimosamente esa leyenda se derrumba en el presente, pues esta especie es cazada y comercializada sin santo, ni diablo que valga. 

 Los monos aulladores no caen en trampas. Por eso los comerciantes matan a las madres aulladoras para que caigan de los árboles con sus crías indefensas y luego las capturan.

¡De nuevo en libertad!

Debido a que cada año, decenas de monos aulladores rojos son víctimas de cazadores para tráfico ilegal, el Zoológico Santa Fe de Medellín puso en marcha desde el 2003 el programa de conservación, rehabilitación y reintroducción de esta especie. 

La buena noticia por estos días es «el nacimiento de un ejemplar macho que ocurrió en uno de los grupos de monos aulladores  con los que se planean liberaciones en los próximos meses, situación que de por sí es un buen indicador, pues muestra que  los individuos presentan óptimas condiciones para afrontar con éxito su vida en libertad», cuenta Julio Miguel Oyola Ceballos, jefe del Departamento de Biodiversidad de la entidad.

Los monos aulladores son animales silvestres, viven en los árboles y se alimentan principalmente de hojas y algunas frutas. Cuando su desarrollo normal es interrumpido sufren enfermedades y su entorno se deteriora.

Según información del Zoo Santa Fe la madre y la cría,  presentan un excelente estado de salud, situación que se suma a la aceptación los demás miembros del grupo, que en todo momento les expresan afecto y protección como  sucede en los clanes familiares de aulladores que no han tenido contacto directo con los humanos.

Los monos aulladores rojos rehabilitados y posteriormente reintroducidos en bosques del departamento de Antioquia son remitidos al Parque Zoológico Santa Fe por las Corporaciones Autónomas Regionales, CAR, desde todas las regiones del país.

 Por ningún motivo esta especie debe estar entre televisores, sillas y camas. Su refugio deben ser los árboles y su familia otros de su misma especie.