Beto, alias ‘Mono’, es un gato de 5 años de edad que estuvo hospitalizado 10 días después de una operación para extraer de su tracto urinario 12 cálculos que estaban afectando su salud.

“La primera señal para identificar que algo no andaba bien con el gatico fue en el momento de ir al arenero, lo hacía con mucha frecuencia y no lograba acomodarse, salía y entraba. Después de un par de horas cuando iba e intentaba orinar, maullaba como si se estuviera ahogado. Luego se calmó y no le pusimos más atención al tema.

Al otro día, cuando llegamos a la casa, Abelardo, hermano del ‘Mono’, estaba en la puerta listo para saludarnos, pero Beto no, algo inusual en él. Después de un momento nos dirigimos a la cocina y lo encontramos acostado, con la cadera inmóvil y orinándose poco a poco. Inmediatamente, lo llevamos a la veterinaria donde, después de un par de exámenes, le diagnosticaron cálculos renales, la única opción en ese momento fue la cirugía”, cuenta Laura Giraldo, su dueña.

“En un gato castrado el riesgo de desarrollar cálculos de oxalato, también llamados cálculos de calcio, se multiplica por siete. Para la estruvita, también conocida como el triple fosfato, el riesgo es 3,5 veces mayor después de la esterilización. La predisposición también es distinta según la edad. El riesgo de padecer cálculos de estruvita es mayor en los jóvenes y disminuye con la edad, mientras que la predisposición a los de oxalato aumenta con los años”. Royal Canin.

Según Andrés González, médico veterinario de la Universidad de Antioquia, la esterilización puede incrementar el riesgo para la formación de cálculos urinarios en los felinos, sobre todo en aquellos que tienen un modo de vida más sedentario, pero no es una regla general. Su formación es posible prevenirla a través de una alimentación balanceada y la estimular la ingesta de agua.

Además, nos contó sobre los tipos de cálculos, sus síntomas y tratamiento, el cual siempre debe estar bajo la supervisión de un profesional veterinario.

Beto. Foto: Laura Giraldo Valencia.

 1. ¿En qué consisten los cálculos?

Los cálculos renales son un acumulo de minerales que se pueden dar en lo riñones o en la vejiga urinaria, los cuales migran a través del tracto urinario causando mucho dolor y complicaciones. Existen diversas conformaciones de cálculos y tipos de mineral por los que se componen.

Siempre debes consultar al veterinario para determinar el origen de los cálculos y cuál es el tratamiento adecuado para eliminarlos. Generalmente se hace un citoquímico de orina,  una ecografía o una placa rayos X.

2. Síntomas:

  • Dolor para orinar o imposibilidad para orinar cuando ya hay obstrucción por los cálculos.
  • Se puede presentar orina con sangre.
  • Decaimiento.
  • Son pacientes que pueden estar orinando constantemente y en pequeñas cantidades.
  • Pueden llegar a presentar mucho dolor, incluso vocalizan.

Los gatos que padecen de infecciones urinarias o han padecido tienen muchas más posibilidades presentar este tipo de enfermedad que se  presenta más comúnmente en los machos.

3. Formas de tratamiento:

  • Mediante sonda y lavado vesical.
  • Cirugía.
  • Alimentación balanceada.

 4. Cuidados posteriores para un paciente que ha sufrido de cálculos urinarios:

Lo principal es un manejo estricto a la alimentación, ya que la formación de estos cálculos, casi en un 100 por ciento, se debe al metabolismo y al alimento que se le suministra a los gatos. Además, recuerda estimular en ellos el consumo de agua. Puedes poner en diferentes puntos de la casa una coca con agua y suministrarles con frecuencia alimento húmedo.

 

A tu gato le pasó, ¿cuéntanos tu experiencia aquí abajito.