En este momento puedes apoyar la campaña “Ayuda a los animales de Puerto Nariño” en Vaki, que es liderada por la Corporación Raya, una entidad que desde hace más de quince años se ha dedicado a promover el cuidado y respeto por todas las demás especies de animales y que trabaja en la raíz del problema del maltrato y abandono.

Uno de sus programas más importantes son las jornadas de esterilización en municipios vulnerables y precisamente, su campaña “Ayuda a los animales de Capurganá” recibió el apoyo de más de 500 personas en 2018.

Ahora, para ayudar también a los animales de Puerto Nariño, en Amazonas, necesitan recaudar los fondos necesarios para atender aproximadamente 250 animales. Conversamos con Mariana Matija, una de las personas que lideró la estrategia de la primera campaña:

  • ¿Cómo conocieron el crowdfunding y por qué sintieron que era una forma de financiación adecuada?

No fue con algo de Colombia sino a través de Kickstarter o Indiegogo, probablemente a través del trabajo de alguien que ya seguía y que mencionó que estaba haciendo una campaña de financiación colectiva.

  • ¿Cuánto tiempo se demoraron planeando la campaña? ¿Qué fue lo más importante en ese proceso?

La campaña de Capurganá se demoró una semana en planeación, mientras se juntó la información y se contactó a las marcas y proyectos que se vincularían para las recompensas.  Lo más importante del proceso de planeación fue la urgencia, se armó en muy poco tiempo pues estaba el riesgo de tener que cancelar la campaña de Capurganá.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de RAYA (@corporacionraya) el

  • ¿Por qué creen que es importante que este tipo de campañas se financian con crowdfunding?

Porque invitan a la gente a pensar en su implicación en problemas que normalmente no sienten que son suyos, a reflexionar por qué estas no son cosas que está haciendo el gobierno local y a pensar cómo pueden participar en cosas que van más allá de sus propios contextos. Eso es interesante de invitar a participar las personas en estas campañas, sobre todo si eso va acompañado a la reflexión en torno a eso, pues aunque mucha gente participa simplemente por la recompensa, también están quienes valoran el hecho de conectar con una iniciativa que consideran que es importante, que saben que no podría ser posible sin su participación.

  • Esta es la segunda campaña que realizan, ¿qué expectativas tienen al respecto, teniendo presentes los resultados de la primera?

La expectativa es lo mismo, llegar a la meta, o sea, alcanzar el objetivo de financiación para que se pueda llevar a cabo la jornada en Puerto Nariño y por otro lado, que más personas sean conscientes de su participación en este tipo de cosas y de la importancia del trabajo que se lleva a cabo en estas jornadas, pues es un trabajo duro, que deberíamos apoyar entre todos, ya que los gobiernos locales o el gobierno nacional no están asumiendo de manera eficiente esa tarea y está cayendo esa responsabilidad en organizaciones ciudadanas y fundaciones. Es importante que se reconozca el trabajo de esas fundaciones y que se vea la importancia de ese trabajo y del apoyo de las personas que acompañan este tipo de jornadas.

  • Además del dinero, ¿qué esperan de la campaña?

Se espera que las personas sigan haciéndose preguntas preguntas sobre el impacto de cosas que van más allá de sus propios contextos y que piensen que su participación en este tipo de proyectos empieza a cambiar las condiciones de comunidades que no han conocido y no conocerán. Se espera que más gente, más marcas y más proyectos empiecen a pensar en su responsabilidad en cosas que van más allá de su propio bienestar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de RAYA (@corporacionraya) el

  • Tres factores de éxito de la campaña: 

Una comunicación clara y transparente de los objetivos, aportando datos puntuales sobre los animales que se querían ayudar, sobre los insumos y sobre los voluntarios.

«Fue importante que la comunicación se diera de manera gráfica, es decir, visualmente fácil de digerir, porque eso permitía que las personas conectaran con la información de la campaña».

Unas recompensas interesantes, pues aunque las personas quieren aportar y tienen buenas intenciones, es mucho más fácil que se animen a aportar algo cuando saben que va a recibir algo tangible o intangible, es decir, algún beneficio a cambio. Para esto, las alianzas con las marcas y los proyectos que se sumaron a donar recompensas fue clave.

Diferentes momentos de promoción de la campaña, pues cada vez se compartía con mensajes diferentes, acompañado de reflexiones distintas.

Gretel Álvarez, comunicadora de Raya, comparte que ha sido la estrategia más exitosa para recoger fondos y piensan seguir aplicándola para el mismo fin: impactar las comunidades vulnerables de Colombia. ¡No esperes más para hacer parte de esta bonita campaña!

 

Artículo realizado por Sara Chavarriaga, creadora de Crowdfunding a la Colombiana.