Esterilizar es un regalo de amor, además es un importante aporte a la tarea compartida de la sociedad de controlar las poblaciones de perros y gatos. Hay mucho que aprender sobre esta cirugía, que aunque para los veterinarios es sencilla, implica un gran compromiso por parte del dueño de la mascota para que sea exitosa.

Aquí te mostramos los cuidados pre y posquirúrgicos y los grandes beneficios que trae para todos.

1- No te dejes enredar: ¡hay que esterilizar!

esterilizar-mascotas-animal-la-revista-2

La falta de conocimiento hace que muchas personas hablen más de la cuenta cuando se trata de esterilizar mascotas. Queremos que dejes atrás los mitos y que te convenzas de que operarlos es la mejor opción.

Se esterilizan y se engordan
El sobrepeso es una condición complicada en todas las especies (en nosotros también) pero la esterilización no predispone a la obesidad. Es necesario que tu mascota coma reguladamente, realice actividad física, y que no cambie esos hábitos después de la cirugía. Es tu tarea motivarlo a ejercitarse.

Cambian de conducta
Algunos hablan de agresividad, otros de pasividad, pero la esterilización no tiene relación con un cambio repentino de conducta en tu mascota. Eso sí, puede que hábitos molestos como el marcaje o los escapes de casa se vean resueltos con esta cirugía y que si tu perro es muy irritable con otros peludos también mejore esa conducta porque disminuyen sus niveles de testosterona.

Es bueno que tengan una cría
Es falso que para que tu gata o perra esté bien deba tener por lo menos una camada, pues no hay relación entre la reproducción y el bienestar animal; además, su sexualidad es diferente a la humana, ellas no sentirán frustración por no ser madres, ni deseos de serlo, es un tema netamente hormonal. Contrario a esta creencia, los veterinarios recomiendan realizar la cirugía antes del primer celo porque así se disminuye la posibilidad de contraer cáncer de mama.

2- Cuidados previos a la esterilización

esterilizar-mascotas-animal-la-revista-3
Ten en cuenta que esta es una información general, y que en cada caso es importante que sigas las sugerencias particulares de tu veterinario.

Ayuno
Nuestros animalitos se verán sometidos a una anestesia general, por eso, al igual que si te anestesiaran a ti, deben guardar un ayuno de aproximadamente 12 horas (ni cuido, ni agua). Mientras más vacío esté su estómago, menos riesgo de nauseas tendrán; además, bajo el efecto de la anestesia, no tendrá reflejos ni para toser ni para vomitar, lo que puede ser riesgoso si tiene comida sin digerir.

Cuando vuelvan de la anestesia, puedes ofrecerles alimento en pocas cantidades mientras se termina de estabilizar y retoma su porción habitual.

Vigila su estado de salud
Los días previos a la cirugía debes estar atento de que todo esté bien con la salud de tu mascota. Mira su digestión, su estado de ánimo o posibles signos de malestar. En todos los casos es preferible realizar exámenes prequirúrgicos, sin embargo, como estos implican un costo adicional, muchas personas no los realizan. En todo momento sigue las recomendaciones de tu veterinario.

Mejor que no esté en celo
Cuando las gatas y perras están en calor, su útero se inflama y esto puede causar más sangrado en medio de su esterilización, por eso, algunos veterinarios prefieren no operarlas mientras pasa este estado.

No esterilices a tu mascota si acaba de tener crías
Dar a luz es un proceso doloroso, riesgoso y desgastante para las hembras de cualquier especie. No seas desconsiderado, si tu mascota acaba de tener sus cachorros deja pasar un tiempo prudencial (alrededor de 2 meses) para su esterilización. Es necesario que su cuerpo se recupere y que ella alimente a los bebés tranquilamente antes de la nueva intervención. Eso sí, no te duermas mucho, porque en pocos meses vuelven a entrar en calor.

La limpieza de instrumentos y del lugar en general y una buena preparación de todos los equipos necesarios para la intervención son imprescindibles para un buen procedimiento. Asegúrate de que dejas a tu mascota en buenas manos.

3-  Cuidados posquirúrgicos

esterilizar-mascotas-animal-la-revista-1
Los cuidados son sencillos, pero de ellos depende en gran medida el éxito de la cirugía. Ponle un poco de sentido común y cuida a tu gato o perro mientras se recupera.

Evita que se laman la herida
Las propiedades curativas de la saliva del perro son un mito, esta y todas las salivas tienen bacterias que pueden infectar la herida, además pueden remover los puntos y dejar la herida expuesta. Si puedes estar pendiente 24/7 de que no se lama, perfecto. De lo contrario usa el collar isabelino el tiempo que recomiende tu veterinario.

Limpia la herida de la operación en casa
Sean machos o hembras la esterilización deja una herida con puntos que se debe mantener limpia. Hay productos especiales para hacerlo y asegurar una perfecta cicatrización.

Evita el ejercicio brusco tras la esterilización
El procedimiento en las hembras es más invasivo que en los machos, sin embargo, procura que ni el uno ni el otro salte de lugares muy altos, corra o juegue de forma brusca después de la cirugía. Si tienes otra mascota en casa, vigila que esta no moleste en exceso al recién operado.

Suministra los medicamentos que diga el veterinario
Antiinflamatorios, analgésicos, antibióticos… Todo lo que diga tu veterinario, y en las dosis indicadas se debe suministrar juiciosamente para cerrar con éxito este proceso que trae grandes beneficios.

Para facilitar e incentivar la esterilización, cada vez hay más opciones para que los dueños operen a sus mascotas, entre ellas la cirugía a domicilio. Muchos veterinarios no la practican porque dicen que en casa no están dadas las condiciones para la intervención, pero muchos otros lo hacen tomando precauciones. Asesórate y ten en cuenta esta opción si no puedes desplazar a tu mascota a la clínica.  

(Lee también: #BienestarAnimal: servicios gratuitos en Medellín para gatos y perros)

4- Lo mejor de todo: grandes beneficios

esterilizar-mascotas-animal-la-revista-4
Parece más complicado de lo que es, esterilizar termina siendo algo sencillo que no tiene comparación con la cantidad de beneficios que trae… es sin duda un regalo de amor.

  • Una vida más larga y sana
  • En las hembras: evita infecciones de útero y cáncer de mama, enfermedades que son mortales.

Evita el celo de las gatas.

Evita fugas en gatas y perras.

  • En los machos: reduce el riesgo de prostatitis, cáncer testicular, prostático y anal.

Previene problemas de agresividad y defensa de territorio.

Evita inconvenientes por marcaje (orinar en diferentes lugares de la casa).

Evita fugas.

Si una hembra tiene solo dos camadas a lo largo de su vida, y suponemos que la mitad de los nacidos son hembras que en adelante criarán también dos veces, tendríamos en 3 años 588 nuevos gatos y 200 perros y en 5 años habríamos llegado a 28.812 gatos y 5 mil perros.

Información de la cartilla “Soy responsable” de la fundación española FAADA.

Fuentes: Fundación española FAADA.

Nathaly Muñoz Murillo, Médica Veterinaria de la Universidad de Antioquia .