“Qué hijueputa calor, qué hijueputa calor. Pero es más hijueputa el presidente de esta nación”.

Colombia, Chile, Ecuador, Bolivia… las movilizaciones sociales en Latinoamérica están a la orden del día. Por ejemplo, el pasado 21 de noviembre de 2019 más de un millón de colombianos salieron por las principales calles del país para exigirle al presidente Iván Duqué un mejor gobierno, la continuidad efectiva del Proceso de Paz, el cumplimiento de sus propuestas de campaña y la protección decidida del medio ambiente.

Son precisamente en estas situaciones cuando, de repente, aparecen perros que apoyan a los manifestantes y se unen, sin siquiera imaginarlo, al clamor el pueblo. Pero como se evidenció en diferentes jornadas en Medellín, Bogotá o Cartagena, las fuerzas policiales reprimieron con gases lacrimógenos las protestas pacíficas de los ciudadanos, generando pánico e inseguridad y esto podría afectar a los peludos marchantes.

Por lo general los llaman Firulais y han aparecido en Ecuador:

Y en Chile:

 

Así, su seguridad se convierte también en responsabilidad de los marchantes, quienes no pueden olvidar la integridad de los perritos callejeros, que también son víctimas de un sistema ineficiente que los ha relegado al abandono y la tristeza.

¿Cómo ayudar a Firulais?

Lo primero: nunca – nunca lleves a tus mascotas a las marchas. Si bien las propuestas ciudadanas plantean jornadas pacíficas, estas se ven infiltradas por vándalos, policías, fuerzas del Estado o irregulares que hacen que estas terminen en situaciones peligrosas para los animales.

Si una vez en la jornada ves a perros callejeros, no los descuides y ‘échales ojo’. Si puedes disuadirlos de alguna forma para que se vayan, hazlo. Puede ser con comida húmeda o agua. Eso sí, nunca con violencia o maltrato.

Si se presenta alguna situación de peligro y debes correr, trata de que ellos corran contigo, llámalos, cárgalos… lo que esté a tu alcance.

Y si definitivamente los perros se ven en medio de gases lacrimógenos durante la jornada, no olvides que a ellos también les debe estar ardiendo los ojos y la garganta, por eso:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Claudia (◠ᴥ◕ʋ)🌙 (@mondoggies) el

Se recomienda tampoco llevar a las mascotas a eventos de gran concurrencia, como peregrinaciones, conciertos, fiestas, entre otros.

 

¡Contamos contigo para proteger a los firualis de toda Latinoamérica! 😊

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Claudia (◠ᴥ◕ʋ)🌙 (@mondoggies) el