Nacer, crecer, reproducirse, morir: ese es el ciclo natural de la vida humana y animal. Pero ¡espera!, no siempre fluye así de tranquilo como suena, pues en ese camino nos podemos encontrar enfermedades complicadas y terminar en una vejez dura y solitaria. Es el caso de los gatos positivos a sida o leucemia que, gracias a iniciativas como Fundación Orca, esperan una segunda oportunidad de vida para entregar su amor.

Tiramisú: una historia entre tantas que nos mueven

¡Ingresa Tiramisù a nuestra fundación! ? ? ? Tiramisú es un gatito rescatado de las calles, muy tierno y cariñoso. Es positivo a sida felino, está un poco delgado y ha perdido varias piezas dentales, debido a la dura vida que ha llevado. Es un gato adulto. Está recibiendo atención para mejorar su condición y necesita padrinos que lo apoyen. Para ayudar a Tiramisú, escríbenos a los correos: planpadrino@fundacionorca.org – adopcion.gatos@fundacionorca.org #AdoptaNoCompres #GatitosPositivos #TuAyudaCuenta

Una foto publicada por Fundacion Orca (@fundacionorca) el

Este mono de mirada triste ahora se llama Tiramisú, está recibiendo atención veterinaria y cariño en Pet Service, y guarda la esperanza de encontrar de nuevo un hogar para pasar el resto de sus días. Pero su historia tiene mucho de crueldad, mucho de maltrato, mucho de indiferencia humana…

“Él está muy adulto, tiene bajo peso, tiene una fractura en la cola que ya le selló así, los pelones en la piel son por una dermatitis severa, y claro, no ha comido cuido seco porque le faltan varias piezas dentales y se le dificulta masticar”, fue el diagnóstico del veterinario.

Este gatico fue encontrado en la canalización de una quebrada en Sabaneta, muy cerca de un barrio donde en algún momento tuvo su hogar. Según la versión de un habitante del lugar, Tiramisú tuvo un dueño por muchos años, pero su humano murió y él quedó en la calle. No hubo un familiar, un amigo o un vecino que honrara la memoria de quien cuidó del gato por tanto tiempo.

Como si fuera poco tener que vivir en soledad el duelo de su humano, Tiramisú se volvió el pasatiempo de muchos niños del barrio, pero no precisamente para darle amor: lo tenían de balón, lo pateaban y pisaban constantemente y gracias a ellos es que fue encontrado con tantas heridas.

Después de tenerlo 3 días en un hogar de paso, y conscientes de que necesitaba atenciones más especiales, sus rescatistas acudieron a la Fundación Orca en busca de ayuda, pues tenían la certeza de que allí, por más desalentador que fuera su diagnóstico, iban a luchar por su recuperación.

En la medicina humana se le apuesta a la recuperación del paciente sin importar su patología. Cuando me inicié en el tema de los animales veía con tristeza cómo pacientes con cáncer, con fracturas o  invalidez eran eutanasiados. Nosotros trabajamos en un cambio de conciencia para ellos, apostándole a su recuperación sin importar costos. Hoy por hoy tenemos perros en sillas de ruedas, perros con tres patas o gatos ciegos  que necesitan ayuda”, cuenta Marcela Díaz, directora de Fundación Orca.

La calle es inclemente. Un gato hogareño tiene una expectativa de vida de hasta 15 años, mientras que uno callejero difícilmente llega a 4. El tiempo que pasó en la calle le pasó cuenta de cobro a Tiramisú: ahora, además, es positivo a sida felino.

Probablemente cualquier pelea callejera le dejó esta herencia que, aunque es tratable no tiene cura, y lo obliga a entrar en la larga lista de gatos positivos en espera por un hogar.

Tanto el sida como la leucemia felina son enfermedades que afectan el sistema inmunológico de los gatos que las portan. Ambas se contagian por contacto directo entre animales y en menor medida de madres a hijos.

(Lee también: ¡No te rindas al primer gruñido! Aprende a socializar gatos).

El salón de los gatos positivos a sida y leucemia

Como el sida y la leucemia son altamente contagiosos entre gatos, hay salones diferentes para positivos y negativos. En el caso de las Fundación Orca el salón de positivos está más lleno de lo que debería, porque en otros lugares prefieren eutasiar o no recibir estos peluditos. Hasta que no haya adopciones y se libere un poco de espacio, no se pueden recibir más mininos.

Si piensas adoptar un gato, qué tal si te decides por uno positivo a sida o leucemia. En la @fundacionorca les dan una #SegundaOportunidad para vivir y allí también están esperando para ser adoptados. #AnimalRevista #YoSoyAnimal #instacool #catsofinstagram #gatos #Medellín #instalike #instalove #kittensofinstagram

Una foto publicada por Animal La Revista (@animalrevista_) el

Brisa, Señor Guiz, Félix, Tomasa, Simón, Gigi, Príncipe… y ahora Tiramisú, son en total 18 gatos positivos a sida y/o leucemia que pasan los días viendo entrar y salir personas de su espacio, un espacio lindo, con gimnasios, juguetes, areneros y jaulas para dormir; un espacio que trata de parecerse a un hogar, porque la mayoría de ellos terminarán sus días allí.

FullSizeRender (1)

Un espacio donde los voluntarios y visitantes entran a raticos a darles amor, un lugar donde se reúnen las ilusiones tanto de ellos como de los humanos que los cuidan, quienes esperan que, por fin, algún día llegue una familia a abrirles sus puertas.

“Un gato positivo a sida y/o leucemia no representa riesgo para humanos, pero sí amerita de parte del adoptante revisiones periódicas de su mascota y brindarle mucho amor. Son gatos que pueden tener una vida normal y sana. Muchos de los nuestros llevan más de un año esperando por un lindo hogar”, explican desde la Fundación Orca.

FullSizeRender (2)

(Lee también: 5 mitos y verdades sobre el sida y la leucemia felina)

¿Cómo ayudar?

Mientras los gatos se recuperan de las afectaciones con las que llegan de la calle, mientras comen, duermen y viven en la Fundación Orca esperando un hogar, son muchos los costos que acarrean, y solo la buena voluntad de algunos humanos a través de las donaciones ayuda con su sustento.

Hay muchas formas de ayudar a estos peluditos, no solo a los gatos positivos, sino a los negativos y a los perros que también están en la Fundación.

  • Donar dinero, cuido, medicamentos: para ello puedes escribir al correo electrónico donaciones@fundacionorca.org.
  • Visitarlos, acariciarlos, sacar a pasear los perros o contarle cuentos a los gatos. En sus redes sociales Fundación Orca amplía constantemente esta información. Síguelos en Facebook, Twitter e Instagram
  • Donar a través de iniciativas como el Plan Padrino y Plan Alcancía
  • Compartir las publicaciones con amigos y conocidos. Si tú no puedes donar o adoptar, quizá ellos sí.
  • Y la ayuda más valiosa es la adopción, abrir las puertas de tu corazón al amor más sincero, el de los animales. Para ello puedes escribir a adopciones@fundacionorca.org o adopcion.gatos@fundacionorca.org.

Y si adoptas uno, o dos o tres gatos con sida o leucemia, estarás contribuyendo para que futuros Tiramisú puedan ser atendidos con toda las de la ley por fundaciones que como Orca le apuestan a las segundas oportunidades.