Sí, los gatos parecen ser la mascota perfecta: son limpios, no hay que sacarlos a dar paseos por el barrio o la ciclovía, se regulan a la hora de comer y hacen popó y chichí en la caja de arena, solo hay que limpiar. Pero no, señoras y señores, tener un gato no es un cuento idílico, requiere de responsabilidad y mucha paciencia, sobre todo cuando comienzan a pasar cosas como que nuestro gato orina por fuera de la caja de arena… ahí nos conocemos realmente cómo somos como compañeros humanos.

Hay mensajes en Internet que lo dicen todo:

  • “Hola… mi gato está orinando en el sofá, ¿qué puedo hacer? Necesito solucionar este problema porque mi esposo se enoja y quiere echar a la gata a la calle”.
  • Buenas tardes. Mi gata cogió el vicio de orinarse en la cama. La quiero mucho, pero si sigue así me tocará sacarla a la calle”.
  • Hola. Mi mamá está desesperada, Canela está orinando el sofá y eso huele muy maluco. Necesito ayuda porque la quieren echar a la calle”.

La culpa no es del gato y la responsabilidad es de nosotros, así que a coger oficio y hacer lo que haya que hacer para que el cuento vuelva a ser idílico.

Estas son 3 razones por las cuales tu gato podría estar orinando por fuera de la caja y esto podrías hacer al respecto. Atención:

1- Problema médico

Según explica Catalina Mejía Isaza, médica veterinaria y magíster en etología clínica de la Universidad Autónoma de Barcelona, cuando el gato orina por fuera de la caja puede obedecerse a problemas médicos como: cistitis, diarrea, cálculos, entre otros, “lo que les provoca dolor o molestia al orinar o defecar y esto los lleva a asociar la caja de arena con ese malestar y a ensayar nuevas localizaciones para ver si mejora su situación”, dice.

¿Qué hacer? Es recomendable llevarlo al veterinario con el fin de descartar que la mascota tenga alguna de estas enfermedades o para iniciar su tratamiento en caso tal de que esta sea una de las razones por las que hace chichí o popó por fuera de la caja.


2- Marcaje territorial

Catalina Mejía explica que orinar por fuera de la caja es una de las formas con las cuales el gato comunica mensajes muy importantes. Cuando el gato no está castrado puede deberse a mensajes de tipo sexual para atraer a posibles parejas. Pero si el gato sí está castrado “es una muestra inequívoca de que el animal está bajo una condición de estrés muy marcado, por un cambio en su entorno, un conflicto con una persona u otro animal”, dice.

¿Qué hacer? Sea o no sea esta razón, es recomendable siempre tener castrada a tu mascota. Si este no es el caso se puede consultar con un experto en comportamiento felino para identificar y solucionar el inconveniente.

(Lee también: Esterilización de mascotas: cuidados para un excelente resultado).


3- Aversión a la bandeja de arena

Sí, esta también puede otra razón, que al gato no le gusta la caja que tiene para orinar (sí, simplemente no le gusta) y por eso decide hacerlo en otro lado que para él sea más cómodo. “Esto puede suceder por muchas razones: el tipo de bandeja, la localización, la limpieza, el tipo de sustrato o arena que utilizamos, entre otras razones”, explica Catalina.

¿Qué hacer? En estos casos es importante consultar un especialista para determinar qué es lo que no le agrada al gato para poder corregirlo. Puedes ensayar también cambiar el tipo de arena, la bandeja y/o su ubicación… con paciencia podrías atinarle.

Como ves, todo tiene una explicación y con un poco de empeño tu gato o gata orinará de nuevo en la caja de arena como en los mejores tiempos. Consulta a tu veterinario y busca la solución.

Fuente: Catalina Mejía Isaza, médica veterinaria y magíster en etología clínica de la Universidad Autónoma de Barcelona.