No te sientas culpable si eres de los que te diviertes un montón viendo videos de gatos, perros o bebés en Internet y puedes pasar tardes enteras haciéndolo. Varios estudios concluyen que hacerlo es bueno para la salud.

Según Jessica Gall Myrick, investigadora de la Universidad de Indiana en Estados Unidos, ver videos de gatos en Internet tiene efectos positivos sobre nuestro estado emocional. Este fue el resultado del estudio después de encuestar a casi 7 mil personas sobre esta actividad. Los participantes coincidieron en que ver estos videos los hace sentir más enérgicos y optimistas.

Por su parte, la española Delia Rodríguez, en su libro ‘Memecracia’, destaca un estudio de Konrad Lorenz, el cual afirma que ver videos de animales bebés despierta nuestro instinto de protección ya que los asemejamos con los bebés humanos.

Además, dice el estudio, los animales tiernos aumentan la producción de dos neurotransmisores: la oxitocina, la hormona de la empatía y la conexión con los demás; y el cortisol, la hormona que potencia la atención.

(Lee también: A lo David Browie: heterocromía, gatos con ojos de distinto color).

Ahora sí, aquí va una dosis de oxitocina y cortisol. Después no digas que no nos preocupamos por tu salud. A votar pues: ¿quién ganará?, ¿gatos o bebés? La última es la definitiva.