Princesa, Blanquita y Fígaro son la sensación del bloque o mejor dicho de varios bloques de la unidad residencial Mirador de Los Alpes de Medellín. Por azares del destino y también porque alguien los tuvo que haber abandonado, llegaron allí, donde encontraron alimento, agua y espacios donde refugiarse.

No llegaron al mismo tiempo y tampoco han sido los únicos, pero desde que se encontraron formaron un lazo familiar y prácticamente firmaron una escritura que debe decir que toda la cuadra es de ellos.

Más de un vecino está enamorado de este trío y hasta han intentado dejarlos viviendo en sus apartamentos, pero ni el mejor salmón ha valido para que estos gatitos cambien su vida feral por una doméstica.

Lo bueno de todo esto es que, gracias a las buenas intenciones de muchos en esta urbanización, a Princesa, Blanquita, Fígaro y otras colonias ferales que hay, no les falta amor y los cuidados básicos como la esterilización, eso sí, respetando su estilo.

La conclusión es que sí podemos ayudar a que animales callejeros como las colonias de gatos ferales tengan una vida digna lejos del dolor y el sufrimiento. Por eso, te contamos más acerca de estos gatos para que identifiques si en el barrio donde vives o donde trabajas existen estas colonias y cómo los puedes ayudar.

Blanquita. #gatosferales #animallarevista #vecina.

Una foto publicada por Laura Giraldo Valencia (@laura.giraldov) el

Conoce más acerca de las colonias de gatos ferales:

  • Su hogar es cualquier lugar donde puedan encontrar comida y refugio. Los humanos suelen ser una fuente de alimento voluntaria o involuntaria.
  • Es común que una colonia feral se conforme por gatos que han sido abandonados o se han perdido.

“Cuando se habla de poblaciones de animales dentro de las ciudades, debemos tener presente que estas se convierten en ecosistemas para preservar y que en sí mismas cumplen funciones en beneficio y equilibrio del medio ambiente”, Centro de Bienestar Animal La Perla.

  • No son salvajes, pero por lo general evitan el contacto con los humanos. Aunque también pueden, ocasionalmente, buscar a las personas. De ahí que su grado de feralidad pueda cambiar.
  • Estas colonias suelen encontrarse en parques, unidades residenciales, universidades o edificios abandonados.
  • Las colonias de gatos ferales se convierten en los filtros que evitan el ingreso de otros animales, ya que ellos mismos controlan su territorio.
  • Sacar a un gato feral de su colonia para llevarlo a un refugio sería condenarlo al sufrimiento.

Princesa. #gatosferales #animallarevista #vecina.

Una foto publicada por Laura Giraldo Valencia (@laura.giraldov) el

(Lee: Luna Miel, la gatica sin nariz que no se da por vencida).

En Medellín se protegen los gatos ferales o urbanos

La dependencia encargada de atender los casos de colonias ferales en la ciudad es el Centro de Bienestar Animal La Perla. Su intervención consiste en una evaluación y diagnóstico tanto a la colonia como a las condiciones ambientales y humanas que infieren sobre ellas.

Además, se realizan acciones directas sobre la colonia que consisten en captura, esterilización (que es fundamental para tener controlada la reproducción y conservar estable el grupo en el lugar), identificación con microchip, atención veterinaria, vacunación, desparasitación, reintroducción y monitoreo.

También se hace acompañamiento educativo, asesorando a las personas responsables sobre la importancia de los sitios, horarios y cantidades de suministro de alimentos.

Fígaro. #gatosferales #animallarevista #elmejorvecino.

Una foto publicada por Laura Giraldo Valencia (@laura.giraldov) el

Más información

Si deseas mayor información acerca del programa de protección de colonias de gatos ferales o urbanos puedes comunicarte con el componente educativo del Centro de Bienestar Animal La Perla.

  • Teléfonos: 3420275 – 3420413.
  • Correo electrónico: educación.laperla@medellin.gov.co.