Nos encanta la cantaleta, así como las mamás… que nunca se equivocan. Y es que vean, somos tan malagradecidos con la naturaleza que, poniéndonos la mano en el corazón, debemos reconocer que los gallinazos hacen parte de esos animales que más asco nos dan. Su plumaje negro que alude al mal presagio, su carita para nada agradable (pelada), y su afán de escudriñar las canecas de la basura lo hacen el más feo de los patitos.

Pero esa ave carroñera es fundamental para el equilibrio de los ecosistemas. Sí, sus hábitos alimenticios, por más desagradables que nos parezcan, ayudan a mantener la salubridad de las ciudades… una tarea que como imaginarás no es nada fácil y que es mal recompensada.

Imaginemos entonces una ciudad sin gallinazos, como quizá muchas veces la hubiésemos querido: ¿quién se encargaría de los animales muertos y algunas basuras? Gracias a esta labor, estos restos no permanecen mucho tiempo expuestos en el ambiente y así se evita el desarrollo de virus, bacterias y moscas, además de enfermedades.

(Lee también: #LaFelicidá: encontraron, otra vez, popó de puma en pleno Valle de Aburrá).

gallinazos-medellin-2

Principalmente, los gallinazos se ubican en los rellenos sanitarios, de donde adquieren su alimento como carroña y residuos sólidos.

Generalidades de los gallinazos

  • El gallinazo que todos vemos por ahí volando, el de plumaje negro, es el común y es el más predominante en el Valle de Aburrá.
  • Como ya dijimos, su función principal es la limpieza de la ciudad y esto ayuda a que se prevengan enfermedades.
  • Dejemos de ser convencidos, estas aves no son cazadoras y nunca nos atacarán, antes nos tienen miedo.
  • Son animales silvestres, no son para tener amarrados de una pata en el patio de la casa.

(Lee también: #NoLoVasACreer: Abelardo, el gallinazo caleño que se cree perro).

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá es la autoridad ambiental de nuestra región encargada de proteger a esta especie.

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá es la autoridad ambiental de nuestra región encargada de proteger a esta especie.

  • Su consumo no sirve ni para el cáncer ni para ninguna otra enfermedad. Comerlo nos puede exponer a una infección.
  • No hallan su comida por el olfato sino por la vista y por lo general la buscan en grupos.
  • No tienen plumas ni en las patas ni en la cabeza. Además, el iris de sus ojos es café.
  • No tienen órgano vocal. Lo que hacen, entonces, es gruñir y sisear.
  • En algunas ocasiones los gallinazos también se alimentan de materia vegetal y hasta de huevos.

 

Y ahora, ¿con qué cara ves a los gallinazos?

 

Fotos: Medellín Ciudad Inteligente.