Artículo escrito por Wagner Mosquera Palacios, profesional de mercadeo del centro comercial El Caraño de Quibdó, Chocó.

Cuando llegas a la puerta principal del centro comercial El Caraño, en Quibdó, es difícil que tu ingreso pase desapercibido, ya que una perrita de raza criolla, que te recibe con volteretas o acurruques en el tapete, te da la bienvenida.

La Niña de #ElCaraño

Se llama Niña, así, sin artículos o preposiciones que tergiversen su particular nombre y su peculiar estilo. Simplemente se llama así porque a la pregunta de todo el mundo por el nombre, de la ya famosa mascota, siempre le anteponían ¿y cómo se llama la niña?

La historia de Niña es bien particular, una historia que arranca un día cualquiera, de un mes cualquiera, en 2015. Varios obreros que trabajaron en la construcción del centro comercial cuentan que ella se apareció de repente, cuando los trabajos todavía se presentaban incipientes. Ellos, que ya habían notado el desfile de un sinnúmero de perros callejeros por los alrededores y las calles vecinas, un día se percataron de que todos los días uno, o una de ellas en particular, continuamente los rondaba, les pedía alimentos o afecto y ellos simplemente compartían sus fiambres y sus almuerzos con la ilustre visitante.

El tiempo fue pasando, la construcción fue avanzando y Niña se fue acomodando. A todos les parecía normal verla cada día en los entramados de la obra, como una trabajadora más. Tal vez no pegaba ladrillos, pero ladraba para acomodarlos; no cargaba el cemento, pero se percataba de que las mezclas y los revoques estuvieran a punto. Niña era una compañera leal y laboriosa y, como tal, así la trataron y la hemos tratado durante todo este tiempo que ha estado entre nosotros.

Con el correr de los meses, todos se fueron enamorando de la señorita, tanto que en las visitas de los funcionarios de Airplan desde Medellín (concesionario del primer centro de servicios de Latinoamérica), a ninguno le era indiferente. Muchos preguntaban con curiosidad de quién era la dulce perrita y la respuesta siempre era la misma: “de nadie, ella siempre anda por estos lados, se amañó y ya no se quiere ir de acá”, decían los obreros.

Lee también: Estancio, el de Las Estancias.

Un día cualquiera de 2017, varias de sus madrinas se percataron de que siempre que venían a Quibdó por cuestiones laborales, veían a Niña en los alrededores del centro comercial y propusieron que la adoptáramos , lo que no sabíamos era que Niña ya había encontrado su hogar hace un par de años atrás. Y así fue, validamos su nombre ante los veterinarios, la desparasitamos y le dimos identidad, le pusimos todas sus vacunas y le entregamos el cariño suficiente para levantar su moral apabullada.

Luego, le compramos una bella casa chan con chan, de contado, sin prestamos, ni hipoteca, y con todo el menaje necesario para sus comidas, las mismas que hoy, a base de suplementos y concentrados, la hacen ver rozagante.

La consentida

La Niña de hoy es toda una dama anfitriona que se pavonea por los alrededores de El Caraño con plena confianza, desplegando su gracia y su fina coquetería entre los visitantes. ¡Quién la ve ahí dizque tímida!

Hoy, muchos de los que llegan a conocer esta bella inquilina de #ElCaraño, no pueden sustraerse de saludarla al toparse con ella en cualquier espacio. Siempre da la bienvenida a los visitantes con una mirada picara o su típica vueltecita para que le soben la pancita, para ello, se tira placida en el piso y deja que las manos de niños y adultos hagan su magia. Coqueta es, sí, coqueta, pero también es la niña que nos hace suspirar con su ternura, con su amabilidad con cada visitante, con sus muestras de cariño y agradecimiento por el hogar, por la amistad, por la compañía.

Ya no podemos decir que Niña es nuestra, no, Niña es de todo aquel que sienta amor por los animales y vea en ellos la lealtad y la nobleza reflejada en el rostro medio tímido de esta damisela. Niña nos da todos los días lecciones de humanidad al mostrarnos su confianza, pero por sobre todas las cosas, al entregarnos a su amor desinteresado.

Lo último sobre Niña

Recientemente, el almacén ancla del centro comercial abrió sus puertas (una novedad en la región, ya que es el primer centro comercial con un almacén de cadena en el departamento) y como era de esperarse, miles de quibdoseños y habitantes de otros municipios de Chocó llegaron al centro comercial para hacer sus compras. Ante tal multitud, Niña se intimidó un poquito y por tranquilidad de todos y por su seguridad, por estos días de inauguración pasa sus días en un hogar, cercano al centro comercial, que le da mucho amor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Airplan S.A.S (@airplan.aero) el


¡Niña es El Caraño, Niña somos todos nosotros!