Si te contamos que las chuchas son familiares de los canguros y los koalas, y que nada tienen que ver con los ratones, seguro cambiará tu percepción sobre ellas, ¿cierto? Tristemente, al igual que los roedores, ratas y ratones, las zarigüeyas son consideradas animales despreciables, sucios y asquerosos solo por su apariencia (a nosotros nos parecen hermosas).

Lo que no sabes es que, en gran parte, a las chuchas les debemos el sano equilibrio de la naturaleza gracias a sus hábitos alimenticios que la convierten en controladores naturales de plagas de insectos y roedores. Sin esta especie los virus y las enfermedades aumentarían sin control.

También son muy importantes porque son grandes dispersoras de semillas, lo que ayuda a la restauración de los bosques y la protección de la capa vegetal, prevención de la erosión del suelo y por ende menos probabilidades de que suceda inundaciones y deslizamientos. Además, hace parte fundamental de la cadena alimenticia como depredador y presa.

A pesar de que las zarigüeyas, como se les conoce a las chuchas en nuestra región, hacen parte vital de la conservación de los bosques, son atropelladas por la invasión de las vías en sus hábitats y falta de señalización, golpeadas con piedra y palo hasta matarlas y cazadas porque entran a corrales de gallinas para alimentarse. ¡Y cómo no si las desplazamos para convertir los bosques donde ellas habitan en zonas agrícolas!, de alguna manera tienen que sobrevivir.

(Lee también: Ni gatos, ni perros: ¿qué tanto sabes acerca de las zarigueyas?)

Las chuchas en detalle

Características de la chucha común: (Didelphis marsupialis)

  • En estado silvestre es pacifica, tímida y solitaria. Solo se encuentra con otras de su especie para aparearse.
  • Tiene hábitos alimenticios omnívoros y puede consumir carroña contribuyendo a la limpieza de los ecosistemas.
  • Como marsupiales, su característica general es poseer una bolsa marsupial hacia la cual migran las crías para lactar y completar su desarrollo.
  • En los árboles son muy ágiles debido a sus pulgares oponibles y cola prensil que le permite colgarse y agarrarse de las ramas.
  • Puede medir hasta 50 centímetros de longitud. Como el tamaño de un gato.
  • Son nocturnas y tiene hábitos migratorios. Puede recorrer entre 1 y2 kilómetros en la noche.
  • Su pelaje es denso y principalmente de color oscuro. Las orejas son descubiertas y su cola es entre negra y blanca.
  • No es un roedor, ni zorro, ni rata grande. ¡Es un marsupial!

Hábitos alimenticios:

  • Se alimenta principalmente de frutos.
  • Le gusta mucho los bananos y plátanos maduros.
  • Come huevos, lombrices, insectos y pequeños vertebrados.
  • También se puede alimentar de desperdicios.
  • Si bien una chucha podría comerse una gallina, nunca podría comerse el corral entero.

¿Quiénes se alimentan de las chuchas? Lechuzas, búhos, zorros, tigrillos y pumas.

Relación con los humanos

No son agresivas, por el contrario, al sentirse amenazadas entran en estado de coma y pareciera que se hacen las muertas. En algunas ocasiones abren la boca y producen sonidos muy agudos, algunos dicen que es como si llorara suplicando piedad. Incluso si sienten mucho temor se orinan y popan generando un olor fuerte.

 A pesar de ser perseguidas sin tregua, las chuchas y sus familiares marsupiales son símbolo de adaptabilidad y resistencia. Habitan en la tierra hace 65 millones de años. Entonces… ¿qué especie es la invasora?

Algunas especies que habitan el Valle de Aburrá, Antioquia, Colombia

En Sudamérica existen cerca de 100 especies de marsupiales, en Colombia más de 30 y en el Valle de Aburrá se estima que habitan entre 8 y 9 especies. Algunas de las más comunes son:

  • Chucha común, Didelphis marsupialis: También se conoce como chucha orejinegra. En algunos casos se asemeja a la orejiblanca aunque esta se diferencia por su contraste blanco.
  • Chucha orejiblanca, Didelphis pernigra: También es conocida por llamarse chucha de páramo. En comparación con otras de su especie es de tamaño grande.
  • Chucha de agua, Chironectes minimus: Es reconocida por su habilidad en el agua por eso sus patas se han desarrollado especialmente para esto. Es de cuerpo delgado y cabeza robusta.
  • Chucha mantequera, Philander opossum: También conocida por llamarse chucha de cuatro ojos y chucha negra. Su pelaje es corto y lanoso y principalmente gris.

Aunque también habitan dos especies de chucha-ratón: Marmosa isthmica y Marmosops caucae.

¿Y cómo sabemos que es un marsupial?

Porque son mamíferos con reproducción única. La cría nace prematura y poco desarrolladas, ellas deben migrar al marsupio (bolsa marsupial) para alimentarse y completar su desarrollo.

Características del las crías de la chucha:

  • Cuando están en el marsupio respiran a través de la piel porque no tiene desarrollados sus pulmones.
  • Al nacer pesan entre el 1 y 2 por ciento del peso de la madre.
  • El periodo de gestación es de 13 a 16 días.
  • La chucha común tiene entre 6 y 12 crías. Otras especies pueden tener 20.
  • Toman leche de la madre hasta los 3 meses y medio aproximadamente.
  • Duran, en promedio, 60 días en la bolsa de piel o marsupio de la mamá.

 Si encuentro una chucha en la carretera, ¿qué hago?

  1. Lo primero que debes hacer, es verificar si está herida o si es una cría que perdió su madre.
  2. Debes ponerla en una caja, en lo posible, con una cobija y un botella con agua caliente que le de calor. Las chuchas cuando se encuentran en carreteras presentan temperaturas muy bajas.
  3. Aliméntala con una mezcla de leche deslactosada, hojuelas de avena, clara de huevo y 2 gotas de miel. Le puedes dar el alimento con un gotero cada 2 o 3 horas.
  4. Llama a la autoridad ambiental, en el caso de nuestra región, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá a la Línea verde gratuita: 01 8000 414 123 o 123 de la Policía Ambiental.

¿Se protege esta especie?

Parte del objetivo de la Política de Biodiversidad de Medellín es proteger los servicios ecosistémicos que brindan estas especies a la ciudad. Por eso se tienen cinco áreas protegidas entre ellas el Cerro el Volador, Nutibara y La Asomadera.

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá, como autoridad ambiental, protege y conserva esta especie, conforme a lo definido en la norma. (Decreto Ley 2811 de 1974 y Decreto reglamentario 1608 de 1978).

 

 

Fuentes: Sergio Solari, Ph.D. en biología, Instituto de Biología Universidad de Antioquia. Parque Explora. Secretaría de Medio Ambiente. Francisco Flores, ingeniero agroforestal, Plan Planeta. Créditos: Medellín Ciudad Inteligente.