Quienes no son de Colombia deben saber que en los últimos días hubo un revuelo en todo el país suramericano entre dos mujeres porque una de ellas no recogió, como debe ser, el popó o las heces de su mascota.

La una, bautizada en redes sociales como #LadyPopó, afirmaba que recoger el excremento de los perros con bolsas resultaba ser más contaminante para el planeta. La otra, por su lado, confrontó a la dueña por exponer a enfermedades a niños y demás habitantes del sector.

En medio de la polémica, el usuario de Twitter @EcoParce, estudiante de veterinaria y biología, explicó las razones por las cuales SÍ se debe recoger el popó de las mascotas cuando estas hacen en espacios públicos.

En resumen, estas son las razones expuestas por él:

  • La materia fecal es un foco de enfermedades tanto para otros perros, animales y seres humanos.
  • No es abono, como popularmente se cree.
  • La dieta omnívora de los perros hace que sus excrementos tarden mucho en descomponerse.
  • Los aditivos y conservantes con propiedades antibióticas del concentrado para perros también facilitan que la materia fecal tarde más tiempo en descomponerse.
  • Cuando un excremento se seca al aire libre, comienza a pulverizarse y a entrar en contacto con los seres humanos en la piel y su aparato respiratorio, pudiendo generar alergias y parásitos.
¿Quieres conocer sus argumentos a fondo? Mira su publicación:

¿Qué hacer con la recolección de las heces?

Una buena fórmula es utilizar bolsas ultra biodegradables provenientes de fibras como la del maíz. ¿Conoces más opciones? Cuéntanos en los comentarios para que entre todos repliquemos buenas prácticas.

Y recuerda: ¡no seas #LadyPopó!