Con 19 billones de individuos en el mundo, las gallinas son consideradas el animal domesticado más abundante del planeta según la FAO. Pero no te dejes engañar por su aparente caminar despistado, estas aves son más complejas e inteligentes de lo que te podrías imaginar.

Mira todos los datos curiosos que arrojó la investigación de Lori Marino, especialista en cognición animal y científica senior del proyecto The Someone.

1. Las gallinas se comunican entre sí
Esta es una habilidad de las especies consideradas altamente sociales e inteligentes. Las gallinas tienen al menos 24 vocalizaciones distintas, diferentes presentaciones visuales, y la capacidad de emitir alertas cuando hay peligro.

2. Las gallinas razonan y hacen inferencias
Esta capacidad es adquirida por los humanos hacia los 7 años de edad, mientras que en estas aves se desarrolla tempranamente y les permite inferir de forma lógica algunas situaciones cotidianas.

3. Tienen autocontrol
Pueden evaluar su posición jerárquica en el grupo, y cuando se trata de obtener una mejor recompensa alimenticia pueden esperar lo que les es más conveniente.

4. No son iguales, cada gallina tiene una personalidad distinta
Pueden engañarse, se observan y aprenden unas de otras y desarrollan emociones como la empatía o la ansiedad. Incluso las gallinas madre desarrollan características que influyen en sus polluelos.

5. Identifican cantidades
En una de las pruebas del estudio mencionado, polluelos de 5 días de nacidos fueron capaces de rastrear dentro de dos conjuntos ocultos tras una pantalla, el grupo con el mayor número de objetos. Aparentemente pueden realizar una simple fórmula aritmética de suma y resta.

(Lee también: #TestSalvaje ¿Qué tanto sabes sobre animales? Volumen 5 – América)

“Son percibidas como carentes de la mayoría de las características psicológicas que reconocemos en otros animales inteligentes y normalmente se piensa que poseen un bajo nivel de inteligencia en comparación con otros animales”, explica Lori Marino, pero ahora, gracias a su estudio salimos del gran error de considerarlas tontas, sin memoria o despistadas.