Ojo, no estamos hablando de algo malo, todo lo contrario, de algo muy lindo. En Cali, Colombia, hay unas gatas muy particulares merodeando por muchos rincones. El común denominador: que son las novias del gato.

Pero, ¿quién es el gato tan afortunado? Su sonrisa recuerda a la de la Mona Lisa y si bien tiene a un ave parada sobre su cola, guarda la compostura y conserva ese garbo que nos enamora de los gatos.

Se trata del Gato del Río, una obra que el pintor y escultor Hernando Tejada donó a Santiago de Cali. El minino, ubicado en 1996 a la ribera del río Normandía, es uno de los referentes culturales de la ciudad y un paso obligado para todos los turistas. ¡No tomarse foto con el Gato de Tejada es una herejía!

De seguro vieron tan solo al gato que, 10 años después, la Cámara de Comercio de Cali promovió que 15 esculturas complementarias lo acompañaran. Pero no son gatas cualesquiera, se tratan de verdaderas obras de arte que engalanan la ciudad y le dan ese toque gatuno que muy pocas ciudades en el mundo tienen. Es por ello que si vas a la capital del Valle del Cauca tienes que ir, sí o sí, al sector El Peñón.

Con el tiempo y gracias al éxito de estas primeras novias, más compañeras fueron apareciendo por la ciudad, en sectores tan importantes como el Boulevard del Río, muy cerquita a la Iglesia La Ermita. ¡Y el gato feliz!

¿Quieres conocerlas? En Animal La Revista te las presentamos. Muy pronto querrás ir a Cali, así que separa tu agenda.

¿Cuál es la que más te gusta?

 

Cálida

Gata presa

Kuriyaku, gata vigía del río

Fogata

Yara, la diosa de las aguas

Melosa

Ceremonial

Ilustrada

Mac

No hay gato

Gata en cintas

Entrañable

Vellocino de oro

Sucia

Gachuza

Siete vidas

Anabella, la gata superestrella

Coqueta

La gata bandida

Gata constelada

La gata dulce

Gata ‘frágil’

Gata ‘engállame la gata’

La gata dormida – Aquí y allá

Gata decorativa

Reinalda