¿En qué te metiste, dios santo bendito? ¿Va un gato para tu casa? Olvídate de los muebles, de las matas, y de los jarrones… todo va a cambiar por completo. Bueno, un poquito de terrorismo previo para decirte, en todo caso, que también será una experiencia maravillosa y que vale la pena darle espacio en tu hogar y en tu vida a un minino.

Si ya es una decisión tomada, en la que este test podrá ayudarte a ver la luz en la camino, entonces ten presente todos estos elementos para recibir al nuevo miembro de la familia. ¡No es tan difícil como parece, pero sí necesitarás un poco de dinero o mucha creatividad!


1. Para el chichí y el popó: la arenera

A diferencia de los perros, no tendrás que llegar a casa después del trabajo a sacar a tu gato para que haga las cosas que tiene que hacer. Lo que debes tener es una arenera, que no es más que una bandeja donde tu nuevo compañero hará chichí y popó.

Puedes conseguirla en cualquier almacén de mascotas en donde hay desde las más sencillas hasta algunas especiales que evitan el derrame de la arena y filtran los olores. Mira si puedes adaptar algún recipiente que tengas en casa como sanitario minino.

No la ubiques muy cerca de donde vaya a quedar la comida (mínimo un metro de distancia), y trata de que ese espacio sea de fácil acceso para tu gato. Si te va a acompañar más de un gato es recomendable tener una arenera por cada uno.

Gasto estimado: 30 mil pesos.

Y no te olvides de la palita perforada para la limpieza de la arenera.

Gasto estimado: 8 mil pesos.

Para lavar la arenara puedes remojarla en agua caliente, luego estregarla muy bien, dejarla reposar en vinagre blanco, limpiarla con un trapo y ponerla a secar. Al final puedes poner una capa delgada de bicarbonato de sodio y agregar de nuevo la arena.

2.  Lo que va en la arenera: la arena

Si bien hay algunas personas que ensayan no usar arena, esto implica un trabajo adicional para controlar los olores y la limpieza de las cajas… por eso échala en tu carrito de compras, vivirás tranquilo tú y así mismo lo hará tu mascota.

Clases de arena hay muchas y cada una sirve a su modo. Las más usadas son aquellas que aglomeran el chichí y el popó y que controlan el olor.

Si tu gato es bebé puedes ensayar con él la que quieras usar, de seguro se acostumbrará. Pero si tu gato será más grandecito trata de empezar con la arena que venía usando para que no sienta el cambio (es que los gatos son cosita seria). En ambos casos, ponlo en la arena y ayúdalo a escarbar con sus paticas, esto le ayudará a entender que ahí será su sanitario.

Gasto estimado: 17 mil pesos (4.5 kilos de arena).

Cuando uno se estrena en esto de los gatos es difícil saber qué medida de arena hay que disponer… que si dos centímetros, que si llenando la caja, que si un poquitico no más… no te rayes, ensaya tú mismo con tu gato y poco a poco encontrarán la medida justa.

3. Los manjares para el nuevo rey de la casa: la comida

A los gatos se les puede dar galleticas y enlatados especiales, pero lo más fundamental de su dieta será el concentrado. Si tu gato es pequeño debes comprarle cuido para bebés y cambiarlo a partir de los 12 meses de edad por uno de adultos.

¿Cuál comprar? Depende de tu bolsillo y lo que quieras logran en tu gato. Lo que puedes hacer es preguntarle a amigos que ya tengan mininos a ver qué marca te recomiendan. Asimismo, consulta con el veterinario cuál concentrado debes darle a tu gato dependiendo de alguna necesidad en específico (para gatos castrados, sobrepeso, mamás lactantes, entre otros).

Gasto estimado: 35 mil pesos (3 kilos de cuido).

Eso sí, para ayudar a su hidratación también debes maravillar a tu gato con latas de comida. Verás cómo se emocionarán cada vez que oigan que llegó la hora de comer.

Gasto estimado: 3.500 pesos (cada una).

No le des comida preparada para nosotros, no solo lo harás un gato velón sino que nuestra dieta no es conveniente para su organismo y lo afectará. Si quieres puedes comprar una pechuga de pollo y cocinarla en agua, ¡les encanta!

4. Pero mira cómo beben los gatos en el… bebedero

Mantén bebederos en varias partes de tu casa… si bien los gatos no toman mucha agua, sí les hará falta. Quizá el tuyo preferirá tomar directamente de la llave o puedes comprarle alguna fuente.

En los bebederos puedes agregar un enjuague bucal para gatos (ojo) que ayudará a cuidar los dientes de tu felino. Eso sí, debes tener cuidado con la dosis, pues si no le gusta el sabor podrá optar por no seguir tomando agua.

Gasto estimado: 8 mil (cada uno).

Un truquito: para los días de calor puedes llenar una bomba o un globo con agua y ponerlo en el congelador. Cuando tengas una bola de hielo sólida puedes disponerla en un recipiente para que tu gatico tome agua y chupe el hielo.

(Lee también: #Ternurita: Sócrates, el gato que se cree bodegón).

5. Los aposentos de tu gatico: la cama

Bueno, hay que ser sinceros, finalmente tu gato va a dormir donde quiera, sea en el armario, en los sillones, en el suelo o a tus pies. En todo caso es bueno que tenga su propia cama, la cual podrás disponer donde veas que él acostumbra a pasar sus 16 horas de sueño diarias.

Gasto estimado: 40 mil pesos. (Aunque este elemento puede esperar un poco ;))

Ensaya con disponer repisas en las paredes de tu casa. Ahí se la pasará descansado, brincando y mirando la vida pasar desde lo alto, como les gusta a ellos.

6. Que tus muebles no sufran… tanto: los rascadores

Los hay de todas las formas, tamaños y colores. Debes elegir dependiendo de tu gato y el espacio con el que cuentes. También los puedes hacer, inténtalo con tubos de cartón forrados con fique. O mira aquí una idea.

Gasto estimado: 40 mil pesos.

Puedes comprar de una vez un cortauñas para gatos. Recuerda ser moderado a la hora de cortárselas y, eso sí, olvida la idea de retirarlas definitivamente, eso sería muy cruel con tu amigo minino.

7. Tu gato no es el gato volador: una malla para protegerlo de caídas

Suele ser un gasto que dejamos para después, pero es mejor hacer la inversión de una vez. En este tiempo en que cada vez más vivimos en alturas se hace necesario que hagas instalar, al menos en tu balcón, una malla invisible que salve a tu gato de caer en el vacío.

Las consultas por caídas al vacío son cada vez más frecuentes y no todas las historias terminan felices. No permitas que tú y tu gato pasen por una situación así.

Gasto estimado: 150 mil pesos (acá una recomendación).

Los gatos son muy curiosos y nadie garantiza que no termine perdido en la calle por ponerse de aventurero. Por eso mándale a hacer una medalla con su nombre y tus datos de contacto. Si bien hay ya alternativas como la instalación del microchip, esta opción siempre nos ayudará a encontrar lo más pronto a nuestro gato perdido.

¿Y qué más? Prepara tu bolsillo

En definitiva hay toda una oferta en el mercado para que consientas y protejas a tu gato, desde hamacas gatunas y gimnasios, hasta pañitos para limpiar los ojos. En todo caso, una vez adoptes a un gato, debes saber que, además de todos estos gastos preliminares, tendrás que aplicarle las vacunas y procurar su esterilización, dos cosas muy importantes que no puedes dejar pasar de largo.