Desde hace unos días circula en Colombia el billete de más alta denominación de la moneda local, el de 100 mil pesos, unos 34 o 35 dólares mal contados. A su reverso se hizo un homenaje a uno de los símbolos patrios: la palma de cera, especie de flora en vía de extinción que es hogar del loro orejiamarillo.

Sin embargo, se conoció en los últimos días que el Gobierno de Colombia aprobó licencias ambientales que llevarían la megaminería a Salento, municipio del departamento de Quindío, el cual linda con espacios de conservación tan importantes como el Valle de Cocora y el Parque Nacional Natural de los Nevados.

WTF??? Sí, espacios que se supone el Gobierno debería proteger, ahora están bajo amenaza de la locomotora minera colombiana, justo allí donde la palma de cera todavía vive para contarlo. Mientras en el billete de 100 mil pesos muestran una cosa, por detrás…

Es por ello que en redes sociales la ciudadanía hizo tendencia la etiqueta #YoDefiendoLaPalmaDeCera, evidencia de un movimiento social que busca llegar a ser tan potente como el que frenó la licencia ambiental petrolera en cercanías a Caño Cristales.

El Loro orejiamarillo

Y uno de los beneficiados será, sin duda, el Ognorhynchus icterotis… el loro orejiamarillo, ese pequeño perico que depende directamente de la palma de cera, pues de ella obtiene los frutos para alimentarse, además de ser su refugio y el lugar más propicio para anidar.

Sí, otra víctima de la locomotora minera en Colombia sería esta especie endémica de nuestros Andes, un animal que de por sí ya se encuentra en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) por la pérdida de sus hábitats y la explotación comercial de la palma de cera.

“Esta especie está clasificada como en peligro de extinción debido a que la población conocida de individuos maduros es muy pequeña; sin embargo, la acción intensiva de conservación ha dado lugar a un aumento de la población. Si el número de individuos maduros sigue aumentando, la especie podrá ser dada de baja del listado en el futuro”, se menciona en la lista.

(Lee también: Escucha a 5 aves colombianas que piden con cantos no extinguirse).

Las palmas de cera son de crecimiento lento, por ejemplo, los individuos maduros alcanzan 500 años de edad. Sin embargo, son explotados de manera insostenible para su uso en las celebraciones del Domingo de Ramos en la Semana Santa.

En 1998 esta especie se creía desaparecida, pero se encontró para aquel entonces una población de 82 ejemplares alrededor de palmas de cera. Luego de esto, diferencies acciones de conservación, que involucraron incluso a España, llevaron a que se registraran alrededor de 2.600 individuos en 2013.

Así, esta población pasó de estar en ‘peligro crítico’ según la UICN, a estar ‘en peligro de extinción’. Pero como ya se mencionó, si su conservación persiste, esta especie tiene posibilidades a futuro de salir del listado de especies amenazadas.

Estado del Loro orejiamarillo según la UICN

2012 En peligro de extinción
2010 En peligro de extinción
2009 Peligro crítico
2008 Peligro crítico
2004 Peligro crítico
2000 Peligro crítico
1996 Peligro crítico
1994 Peligro crítico

Así, acciones como la explotación minera en Quindío y otras zonas de influencia del loro orejiamarillo, amenazan directamente los avances logrados en los últimos años para salvar de la extinción a esta ave de orejas amarillas y pelaje verde. Que lo que los movimientos ambientalistas han logrado, que no lo toque la megaminería: ¡Colombia ha dicho!

Loro orejiamarillo en detalle

  • Medida: 42 centímetros de longitud.
  • Plumaje: frente, zona alrededor de los ojos, pecho, vientre y los oídos de color amarillo. La corona, nuca, dorso y cara superior de las alas y cola de color verde.