Luna Miel, ¿a quién se le habrá ocurrido un nombre tan lindo para una gatica? Suena a noches de luna llena sobre cualquier costa del Caribe. También a un tinto endulzado con miel en alguna montaña cafetera de Colombia. La realidad, sin embargo, es otra, pues ella fue diagnosticada con un posible carcinoma epitelial escamoso, enfermedad por la cual tiene un enorme hueco en la nariz, tal y como Voldemort, el famoso personaje de la saga de Harry Potter.

De hecho fue así como Laura Guzmán, Pablo Andrés Galeano y Tomás Echeverri la llamaron en un principio, las mismas personas que decidieron llevarla al veterinario. Luna Miel vivía en El Mirador de Los Alpes, unidad residencial de Belén en Medellín que es ya famosa por su alta población de gatos y la unión de muchos de sus vecinos para protegerlos. Fue allí donde el pasado 18 de marzo de 2016 se toparon con ella.

Al ver que su herida ya no era normal decidieron hacerse cargo, pues ya la conocían y sabían de la alegría que irradiaba, a pesar de ser adulta y de estar enferma. A Luna Miel le queda mucho por vivir y encontró quienes le apuestan todo por el todo para que así sea.

Una foto publicada por Animal La Revista (@animalrevista_) el

(Lee también: Clementina y Vicente: qué poder cuando los humanos le ponen ganas <3)

Un camino espinoso pero gratificante…

El camino no ha sido nada fácil para estos estudiantes universitarios, quienes ya han gastado más de 300 mil pesos colombianos en el proceso. Por ejemplo, en un hemograma, en un tratamiento con suero para su hidratación y en una biopsia, además de los medicamentos y la manutención.

“Al conversar con la señora que se encargaba de ella descubrimos que ya la habían llevado varias veces al veterinario, pero que la única solución que le habían dado era aplicarle un medicamento para evitar infecciones (que no se le estaba administrando correctamente) y dejar que muriera con el tiempo, o aplicarle la eutanasia”, cuentan los estudiantes.

Pero la eutanasia es la última posibilidad para los padrinos de Luna Miel, por eso se comprometieron y ahora la gata es cuidada en el apartamento de Laura, a donde Pablo y Tomás van todos los días para ayudar en la aplicación de los medicamentos.

“La eutanasia debe ser el ultimo recurso para evitar el sufrimiento de un animal que tiene oportunidades muy escasas de sobrevivir. Caso que no aplica para Luna Miel, ya que esta gata todavía come, juega y está llena de energía. Existe la posibilidad de que el cáncer no se cure, pero de todas formas ella merece la oportunidad de gozar el resto de sus días (probablemente MUCHOS) siendo amada, y en un hogar seguro y estable”, afirman los padrinos.

“El Carcinoma de células escamosas (SCC) es una condición de salud que implica el incremento incontrolado de células anormales en las células squamous exteriores de la piel de la epidermis. Ocurre como resultado de la queratinización de las células epidérmicas y tiene el potencial de extenderse por metástasis a otras regiones del cuerpo”, explica Yolanda Smith.

¿Cómo ayudar a Luna Miel, la gatica sin nariz?

Este grupo de voluntarios creó una ‘fan page’ en Facebook para dar a conocer la historia y los avances de la gata, así como para recoger fondos. Por eso, con un ‘Me gusta’ a ‘Luna Miel superando el cáncer’, los interesados pueden ver cómo se recupera y estar al tanto de las donaciones.

Todos podemos ayudar al abonar al fondo común de la gatica. Para ello se habilitó la Cuenta de Ahorros de Bancolombia 54916423279, la cual está a nombre de Juliana Molina. Asimismo, desde Facebook se puede gestionar ayuda en especie, como comida y medicamentos. Además, quien quiera hacer seguimiento, se han ido publicando las fórmulas del Centro Veterinario La 30 con los tratamientos y medicinas que ha requerido Luna Miel.

Una foto publicada por Animal La Revista (@animalrevista_) el

“Luna Miel es una gata muy dócil y mimada, es muy cariñosa con nosotros y es muy juguetona, lo que requiere mucha atención. Cualquiera que pase tiempo con ella se enamora al instante”, dicen los estudiantes.

No hay donaciones pequeñas para esta gata tierna que quiere seguir viviendo, la peluchina sin nariz que sigue robando corazones con esa picardía gatuna que enamora… una gata adulta y enferma que si bien conoció el abandono, también ha sabido de la buena voluntad de quienes creen que vale la pena luchar por la vida de quienes parecen no merecerlo.

Actualización del contenido: 18 de abril de 2016

luna-miel-gata-cancer