¿Qué sería de nuestros hogares sin los perros? Esperarnos a que lleguemos de la calle, darnos besos con sus lenguas pegajosas y su compañía siempre fiel. Son uno más de la casa y, por ende, uno más que queremos permanezca mucho tiempo en nuestras vidas.

¡Buena noticia! Las adecuadas condiciones con las que hoy en día viven las mascotas en nuestros hogares han permitido que su expectativa de vida crezca. Sin embargo, con ello, se han hecho más frecuentes patologías como la osteoartritis canina.

Sí, enfermedades que afectan a los animales relacionadas con los procesos degenerativos que llegan con la edad. Así como pasa con nosotros, los humanos. ¡Ellos no son superhéroes!

Por ejemplo:

  • Y el tema que nos convoca: osteoartritis canina, una compleja enfermedad que deteriora la calidad de vida de los perros. 
Osteoartritis canina, ¿qué es? 
  • Enfermedad degenerativa crónica que afecta las articulaciones y los huesos.
  • Es progresiva e irreversible.
  • Es dolorosa.
  • Se presenta en animales de razas grandes (45% de los perros de estas razas la padecen).
  • Asimismo, se estima que al menos el 20% de los perros mayores a un año puede presentar síntomas asociados a esta enfermedad.
  • Por su parte, razas como el labrador retriever y el pastor alemán tienen una predisposición genética al desarrollo de la enfermedad.
  • ¿Y saben qué? Se presenta mayoritariamente en machos.

 

(Lee también: Descubre si tu perro ‘viejito’ está saludable como un roble).

 

 Osteoartritis canina, ¿qué la causa?

Toma nota porque la clave de una buena salud es la prevención:

 

“La intervención en etapas tempranas de la enfermedad garantiza una evolución más lenta de la enfermedad y aumenta las posibilidades de que el animal pueda tener una buena calidad de vida evitando el sufrimiento”.

Magnolia Gálvez, veterinaria y gerente de producto de Animal Health de Boehringer Ingelheim.

 

 

Síntomas de dolor
  • Movimiento limitado o modificado.
  • Aislamiento e indiferencia.
  • Alteraciones en la conducta.
  • Respuesta exagerada al contacto.
  • Falta de apetito.
  • Tensión corporal o entumecimiento.

Según explica Magnolia Gálvez, se debe consultar inmediatamente al médico veterinario ante los primeros síntomas y, dependiendo el estado del animal, se debe seguir un tratamiento multimodal que evite el dolor y el sufrimiento, y procure una vida lo más funcional posible.

 

Y tú, ¿quieres que tu peludo viva más años de calidad?