Si tienes un perro como mascota seguro has escuchado hablar de parvovirus, y seguro se ha convertido en una palabra cargada de temor por las secuelas que puede traer a tu perro. La buena noticia es que con algo muy sencillo ¡Un adecuado plan de vacunación!, se puede prevenir este virus que podría ser fatal.

La veterinaria María Fernanda Prieto, de la clínica veterinaria Manimales, habló con Animal Revista sobre esta enfermedad que NO queremos que llegue a tu hogar.

¿Qué es?

El parvovirus canino (CPV-2) es un virus que afecta a los perros, generalmente en los primeros meses de vida. Sin embargo, también puede afectar a perros adultos sin vacunar.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas dependen de factores como la carga infecciosa, las defensas del cachorro, la edad y la presencia de otros microorganismos infecciosos como los parásitos. Generalmente el virus ocasiona diarreas agudas, algunas veces con sangre; vómitos, inapetencia y decaimiento. Muchas veces la mascota contagiada no presenta vómito ni diarrea, pero el virus sigue siendo igual de agresivo, por eso debes estar atento a los demás síntomas.

(Lee también: Plan de Vacunación: también necesario para gatos y perros)

¿Cómo se genera el contagio?

El contagio se da por vía oral. Si un perro tiene contacto, con su boca o nariz, con materia fecal infectada puede contagiarse. También es posible el contagio de madre a hijos, por el contacto con perros infectados, e incluso, al ser un virus muy resistente puede vivir durante mucho tiempo en parques, pisos, cobijas, y otros lugares, así que podría bastar con que un perro esté en un espacio donde hubo otro infectado para contraer parvovirus.

Esta facilidad en el contagio, es la razón por la que los veterinarios recomiendan no sacar a los perros cuando aún no culminan su plan de vacunación.

¿Puede causar la muerte de mi perro?

Sí 🙁

Cuando el parvovirus no se detecta a tiempo, y después de que el perro infectado sufre los síntomas mencionados, el virus causa deshidratación, con ella se puede presentar hipotermia, se disminuye la presión arterial y hay afectaciones al corazón que pueden desencadenar la muerte súbita.

¿Cuál es el tratamiento?

La clave para que el tratamiento sea exitoso es que el virus sea detectado a tiempo y el paciente permanezca hospitalizado mientras está totalmente recuperado. El veterinario mantendrá control de la temperatura, la hidratación, la alimentación y suministrará antibióticos, medicamentos de sostén, antieméticos (medicamentos para evitar el vómito) y si es necesario inmunoestimulantes (medicamentos que estimulan el sistema inmunológico y las defensas naturales del cuerpo).

El gran riesgo del parvovirus es que puede generar deshidratación en poco tiempo, incluso sin cuadros de vómito y diarrea, por eso es tan importante el manejo intrahospitalario.

El dato más importante ¡La prevención!

¡El plan de vacunación! Debe iniciar en las 6 semanas de vida, continua en la semana 9 y debe tener una nueva dosis en la semana 12. Las vacunas, sencillas e importantes, proporcionan al cachorro los anticuerpos suficientes para defenderse del parvovirus, y muchos otros virus.

Lo ideal es que durante este período de vacunación el cachorro no tenga contacto con más perros, no salga de su casa, y no vaya a peluquerías ni guarderías.

Infórmate sobre los planes de vacunación que hay en tu ciudad, prográmate, haz una alcancía para tu mascota si es necesario, pero nunca omitas sus vacunas, en esas inyecciones hay mucha vida para tu peludito.