De repente un día te levantas y en medio de tu camino a clase o al trabajo hay un gran hoyo en la tierra que impide que cruces… ¡Sería genial tener un puente allí! Y aunque los animales pueden no tener tu capacidad de razonamiento, de seguro también agradecerían tener pasos de fauna seguros ante las interrupciones que dejan en su camino las grandes obras.

Las ciudades crecen, y con ellas su infraestructura: edificios, centros comerciales y especialmente vías, fragmentan cada vez más los espacios del ecosistema. Esa segmentación de las áreas verdes deja a los animales como blanco fácil de accidentes y atropellamientos, y como no se trata de impedir el desarrollo vale la pena resaltar y pedir a los gobiernos garantizar la conectividad ecológica de las especies.

“Los pasos de fauna son estructuras artificiales que permiten a los animales cruzar barreras generadas por las obras civiles. Pueden ser túneles, puentes elevados, tendidos de cable, escalerillas, e incluso en algunas obras como embalses se pueden diseñar escaleras para peces”, explica José Fernando Navarro, biólogo e investigador.

Los pasos seguros, usualmente, son muy útiles para especies como ardillas, marsupiales y algunos reptiles como iguanas; de acuerdo a su diseño se pueden incluir especies de tamaño mediano como felinos, zorros, hurones, primates, nutrias y comadrejas.

Antes de construir un paso, y para garantizar su efectividad, es necesario realizar estudios previos, que dirán cuál es el sitio idóneo para su ubicación, diseño según las especies impactadas y materiales a utilizar. El biólogo José Navarro, que además lidera la iniciativa Rastreo Colombia, sugiere trabajar con colores neutros y sin adornos.

En Medellín se han instalado pasos de fauna en espacios urbanos, y se tiene registro de las especies utilizándolos; por su parte, en Envigado, se han dispuesto en zonas rurales y  tienen un espectro para mayor número de especies, allí se están monitoreando para verificar el número de especies que los utilizan.


Foto tomada de internet

A pesar de los muy valiosos intentos, en nuestra región tenemos mucho que aprender en este tema. En Europa es evidente la preocupación por la conservación de la vida silvestre, allí hay grandes puentes construidos para el paso exclusivo de fauna como ciervos, alces, lobos e inclusive osos. También en América central le han apostado a los pasos de fauna con estructuras arborícolas y diseños de pasos subterráneos para especies terrestres. En Brasil y Argentina se gestan también algunas construcciones.

Estos pasos son una estrategia para la conservación de la vida silvestre, minimizan en muchos casos los eventos de atropellamiento sobre los animales que normalmente transitarían por las vías, y de esta forma evitan también el daño en los vehículos y la protección de la integridad de los seres humanos.

Desde tus redes sociales, espacios de discusión con amigos, o participación en espacios de decisión, resalta lo importante que es tener pasos de fauna seguros, porque  el cuidado de la vida silvestre debe ser un compromiso de todos.

Con información de: José Fernando Navarro, Biólogo e Investigador Asociado al Grupo Medio Ambiente y Sociedad de la Universidad de Antioquia.