Más de 10 años tuvieron que pasar para que la película ‘Buscando a Nemo’ tuviera una secuela. Esta vez se trata de ‘Buscando a Dory’, la historia de una pez cirujano azul llamada Dory, compañera de Marlin y Nemo, que deberá enfrentar miles de aventuras para reencontrarse con sus padres.

Los niños de aquel entonces, que ahora son ya unos grandulones, pudieron saciar su sed y ver la continuidad de esta historia protagonizada por Ellen Degeneres. Sin embargo, como pasó con su predecesora, esta película supone un peligro para la especie protagonista, que ante tal popularidad podría terminar existiendo no en el océano sino en los acuarios.

Así es, cuando el mundo conoció a Nemo, muchas personas no pararon bolas a los mensajes conservacionistas e hicieron todo lo contrario a los que se les pidió: sacarlos de su hogar natural para llevarlos a acuarios, cosa que como vemos es la peor pesadilla para los personajes animados.

Esto se suma a una problemática adicional: el calentamiento global. Este fenómeno provoca declives en los arrecifes de coral debido al aumento de las temperaturas del mar y la acidificación del océano.

Lee también: ¿Para qué celebrar el Día Internacional de los Océanos? 

Según estiman en la Universidad de Queensland (Australia), cada año más de un millón de peces payasos es atrapado para el comercio de acuario… ¿será esta la nueva realidad para el pez cirujano azul?

6 datos: así es el pez cirujano azul

Una vez hecho el llamado de atención, la tarea ahora es conocer un poco más sobre esta especie de la que todo el mundo habla hoy en día debido a la película: ¿dónde habita?, ¿cuánto mide? Acá algunas respuestas:

Datos sobre peces de mar en cautiverio

comercio-preces-marinos-animal-la-revista

Fuente: www.que.es

La idea es tomar la película por el lado amable y entender su mensaje: que el pez payaso y el pez cirujano azul deben quedarse en su casa, no en la nuestra.