Cuando pensamos en un ave alta, ¿qué es lo primero que se nos ocurre? ¡Exacto! Pensamos en el avestruz. Pero hay otra ave de gran altura que no está en nuestro imaginario y que es sumamente hermosa, parecida a un dinosaurio. Se trata del picozapato.

¿Qué, qué? Sí, es famosa en el mundo porque pareciera ser parte del reparto de Parque Jurásico, pero su realidad es mucho menos feliz que ser parte de Hollywood: está en peligro de extinción por la caza, el comercio y, como pasa con muchas especies, está perdiendo a pasos acelerados su hábitat natural.

El nombre científico de esta ave es balaeniceps rex, única en su especie. Habita principalmente en países africanos como Zambia, Sudán, Ruanda y Uganda, además de zoológicos europeos y norteamericanos.

Camina elegantemente, casi como un embrujo, debido a su envidiada altura: un metro y medio que puede llegar a dos cuando extienden sus alas. ¿Y de qué se alimentan? De peces y anfibios y para cazarlos pueden permanecer varias horas apoyados sobre una pata, como estatuas.

Imagínate que la hembra pone solo dos huevos, de los que sobrevive un solo polluelo, porque uno de ellos mata al otro para acaparar la atención de los padres. ¡Esto sí es como de película!

 (Lee también: #TestSalvaje: ¿qué tanto sabes sobre animales? Volumen 1 – África) 

 

Características del picozapato

  • Altura entre los 110 a los 140 cm. Los machos pueden ser un poco más grandes que las hembras.
  • Alas anchas y de gran tamaño.
  • Plumas de color gris azulado en su cuerpo y gris oscuro en su cabeza.
  • En la parte posterior de su cabeza tienen un penacho plumas que parece una cresta.
  • ¿Y el pico qué, cuánto mide? 25 centímetros, con un ancho de 10.
  • Tiene bordes afilados en su mandíbula, lo que le permite cazar a sus presas.
  • Sus patas amarillentas son largas y delgadas.
  • Rara vez de ven volar.
  • Cotorrea de vez en cuando.
  • Si le gusta un lugar, se queda allí bastante extenso.
  • Su actividad es principalmente nocturna.

Cuéntanos, ¿la conocías? Conocerla es el primer paso para defenderla y gritarle al mundo que las necesitamos vivas.