Si tu perro o tu gato tienen mal aliento, o las encías muy rojas, los dientes amarillos, verdes o cafés son claras señales de que tu mascota no tiene una buena salud oral y por eso debe de acudir al veterinario, para que sea evaluado y determinen qué tipo de enfermedad oral tiene y cómo debe ser tratada.

Al igual que nosotros, debemos cuidar que nuestras mascotas tengan buenos hábitos alimenticios y de higiene oral, de esta forma se evitarán problemas cómo caries, mal aliento, problemas en las encías, en el sistema digestivo y hasta en el corazón.

Estas enfermedades pueden prevenirse con una profilaxis, un procedimiento de limpieza oral con vibraciones ultrasonido. Debe realizarse una o dos veces al año, si tu mascota es mayor a año y medio. El proceso dura aproximadamente 20 o 30 minutos dependiendo del caso, se remueven las caries, bacterias, la placa y el sarro; de esta forma  se protege de el esmalte dental y ya no tendrá más mal aliento.

(Lee también: Parvovirus, una razón más para estar al día con las vacunas de tu perro)

¿Y cómo se hace?

Estando despiertos probablemente ninguna mascota toleraría todos los sonidos y lo molesto que puede llegar a ser una consulta odontológica, por esta razón el procedimiento se realiza con anestesia general, así no será traumático sino que, por el contrario, aliviarán las molestias que tengan nuestras mascotas en los dientes.

Veterinarios afirman que es necesario un tiempo prolongado de ayuno entre 4 y 6 horas; esta recomendación es para evitar que tu mascota bronco aspire durante el tratamiento. Con el estómago vacío los veterinarios pueden garantizar un mejor procedimiento, todo esto con el fin de evitar cualquier tipo de complicación

Después de finalizado el proceso, los cuidados por parte de los dueños son clave para que se recuperen y mantengan en perfecto estado su higiene y salud oral. Entre las recomendaciones por parte de los veterinarios se encuentran realizar lavados con productos especializados, evitar comidas blandas como comida casera, enlatados, cuido húmedo, pues debilitan el esmalte y muy pronto vendrían el resto de las complicaciones.

Estas recomendaciones mejorarán también tu calidad de vida, al evitar contraer bacterias cuando estamos en contacto con ellos; además, el aliento tampoco será una razón para esconder a tu mascota cuando llega visita a tu casa.