No hay necesidad de ponernos tan serios. Recrear el ojo es uno de los pasatiempos más antiguos de la humanidad y nosotros también tenemos derecho, por eso te traemos esta colección de hombres y perritos. Tú decides: ¿sexy o no sexy? ¿Popó o corazón?