El cáncer es una palabra que siempre causa alarma, bien sea en humanos o en mascotas, esta enfermedad genera temor y nos lleva a pensar panoramas fatales. La buena noticia es que cada vez hay más opciones de tratamiento y para el cáncer en mascotas la clave siempre será un diagnóstico temprano.

Según las estadísticas, el cáncer en mascotas es una de las principales causas de muerte en animales mayores de 10 años. Incluso, se calcula que puede afectar alrededor de un 50% de las mascotas y es más común en perros que en gatos.

Alargar y garantizar las condiciones de vida con calidad a nuestras mascotas cuando tienen cáncer es posible debido a las atenciones veterinarias y chequeos rutinarios que se les realizan.

Se debe tener en cuenta que cuando el cáncer en mascotas se detecta a tiempo hay más probabilidades de tratarlo y mejor va a ser el pronóstico. Por eso es importante identificarlo rápido y solicitar ayuda veterinaria.

Los síntomas del cáncer en mascotas dependen mucho del tipo de cáncer al que nos estemos enfrentando, y es casi imposible realizar un diagnóstico basados solo en los signos clínicos, se hace necesaria la toma de exámenes y muestras que puedan evaluar a profundidad el estado de salud de la mascota.

Síntomas de alarma de cáncer en mascotas

De igual manera, ten presentes algunos de los síntomas que te pueden alertar:

  • Masas en cualquier parte del cuerpo, especialmente si crecen con rapidez.
  • Lesiones que no se curan después de los tratamientos y vuelven a aparecer.
  • Dificultad para defecar u orinar.
  • Vómitos y/o diarreas.
  • Pérdida de peso progresiva y de apetito.
  • Dificultad para comer o tragar los alimentos.
  • Decaimiento, menor interés en las actividades cotidianas.
  • Problemas articulares (cojeras, dificultad para mantenerse de pie y moverse).
  • Dificultad para respirar.

Si tu mascota muestra alguno de estos síntomas u otros que consideres de alerta, consulta a tu veterinario, porque aunque es probable que no sea cáncer de mascotas, son signos que necesitan de atención médica.

Tu veterinario realizará los exámenes pertinentes en caso de que sospeche de un cáncer y realizará un tratamiento inicial, ten en cuenta que también hay oncólogos veterinarios que pueden hacerse cargo de los casos, pero siempre lo más urgente será consultar a tiempo.

Si a tu mascota la diagnostican con cáncer, no te alteres, toma la situación con calma y realízale todos los exámenes y tratamientos necesarios para garantizarle calidad de vida. Recuerda que los chequeos rutinarios son necesarios para prevenir y/o diagnosticar las enfermedades silenciosas y ten presente que entre más rápido se diagnostique y se trate una enfermedad, mucho mejor será el pronóstico.

Puedes ponerte en contacto con el autor a través de santiagollano.veterinario@gmail.com.