Las enfermedades urinarias en gatos son un problema frecuente, incómodo para ti, doloroso para tu mascota, y requieren un tratamiento integral que trasciende las medicinas e implica cambios en la alimentación y el entorno.

En el tratamiento de las Enfer­medades del Tracto Urinario Inferior Felino (FLUTD, de sus siglas en inglés), es necesario realizar un buen diagnóstico etiológico, es decir, determinar muy bien la causa, además de aprender a manejar la enfermedad de forma integral.

Enfoque multimodal para enfermedades urinarias en gatos

El enfoque multimodal se basa en 3 pilares:

  1. Tratamiento médico (fármacos y cirugía).
  2. Abordaje dietético.
  3. Modificación del entorno directo del gato, que afecta el compor­tamiento y su grado de estrés (enriquecimiento ambiental).

Tanto el tratamiento médico como el abordaje dietético es especial en cada caso. Dependerá del tipo de enfermedad que haya padecido (o esté padeciendo) tu gato y las recomendaciones las entregará tu veterinario. Es importante que seas muy riguroso con estas. Por otra parte, la modificación del entorno o enriquecimiento ambiental tiene unas condiciones más generales que te explicamos a continuación.

Lee también: Gatos y perros v.s. Abispas y abejas: ¿qué hacer en caso de una picadura?

Modificación del entorno para enfermedades urinarias en gatos

Los gatos son especialmente sensibles a su entorno. Un entorno poco agradable puede aumentar el riesgo de desarrollo de enfermedades urinarias.

Diferentes estudios han mostrado que el grado de confort del gato en su entorno, se relaciona directamente con la salud, el bienestar emocional y el comporta­miento del animal.

Concretamente, se ha relacionado el estrés como uno de los principales factores de riesgo de cistitis. Ante las enfermedades urinarias en gatos, el reto es reducir la exposición al estrés.

Estos son algunos consejos para el “enriquecimiento ambiental” y mejoramiento del entorno de los gatos, que favorece la reducción del estrés y por ende, disminuye el riesgo de presentar estas enfermedades:

  • Zonas elevadas de descanso: este lugar debe ser tranquilo, individual para cada gato, aislado y lo recomendable es evitar el aire directo en estos lugares.
  • Áreas de escondite y escape: donde pueda subir libremente, y tener rutas de escape para que se sienta seguro.
  • Comida y agua fresca a disposición: ideal tener varios bebederos, de diferentes materiales (plástico, vidrio, etc), renovarlos con frecuencia para que el agua permanezca fresca y ubicar los recipientes lejos de la caja de arena, en lugares tranquilos y apartados de otros animales.
  • Caja de arena limpia: ideal mantener una caja por cada gato y una extra, situada en un lugar tranquilo y recoger a diario las heces y orina.
  • Lugares para aislarse de personas y otros animales: esto con el fin de que el gato se sienta tranquilo cuando no quiera socializar con otras personas o animales.
  • Juguetes y rascadores: disponer varios juguetes e ir rotándolos para aumentar la variedad.

Recuerda que reducir el estrés de tu mascota, implicará reducir el riesgo de enfermedades y por ende favorecerá el bienestar de toda la familia.

Puedes ponerte en contacto con el autor a través de santiagollano.veterinario@gmail.com.