Princesa de las muñecas
Reina de este planeta
Princesa de las muñecas
Reina de este planeta

¿Cómo se llama esta canción de Andrea Echeverri? Baby Blues. Y es así justo como es Bebé Blue: una princesa, una reina.

Ternura dulzura (baby blues)
Tu calma me cura (baby blues)
Belleza tan pura (baby blues)
Promesa futura (baby blues)
Tu llanto me tortura

Ante el dolor que solo aquellos que han perdido una mascota entenderán, la familia de Babé Blue tomó la decisión que muy en el fondo sabían que tarde o temprano tomarían: adoptar de nuevo un peludo felino.

Fue en febrero de 2021 cuando recibieron la llamada más esperada del año: una gatita había dado a luz a una hermosa camada de cinco mininos en un taller de Bogotá y pronto estarían listos para tener un hogar. Un gatito de rayas había sido el elegido y el bendecido: le esperaría amor, amor y amor.

Otra canción de Andrea Echeverri, A.m.o.r.ci.t.o, dice así:

Tú me has dado el soplo de la creación
Eres energía, luz del sol
Tú me has deletreado la palabra amor
A.m.o.r.ci.t.o.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Bebé blue (@blue_thetripodkitten)

Gatos con discapacidad

Por ahí dicen que los gatos son quienes eligen a sus dueños. Y así parece haber sido, porque los planes cambiaron. Entre los 5 gatos había nacido uno sin una pata delantera. Como era de esperarse de una sociedad que le teme a la diferencia, muchas personas querían adoptar a los gatos, menos a la gatita con discapacidad.

¿Cuál fue el mensaje que la vida les dio? ¡Adoptar a quien en principio se llamó Otto pues no se sabía su sexo! Esa gatita a la que su patita se le quedó por fuera de la bolsa y por ello no se desarrolló.

Y fue así el comienzo de toda una aventura.

Lo primero, tratar una congestión. Y cómo no, sus dos primeros meses los pasó en aquel taller, expuesta al polvo y contaminación. ¿El resultado? Afectación en sus ojos y fosas nasales.

¿Y después?… ¿se imaginan cómo una gatita sin pata delantera usa la arenera? ¡Fue todo un reto! “Al comienzo fue complicado el tema de la arenera, dado que no podía tapar bien por su patita, cree tenerla y mueve su muñón. De resto, es un bebé sano, que le encanta jugar escondidas y salir a cortos paseos”, dice su familia adoptiva.

Dice otra canción de Andrea:

Tú, tú, tú, tú, tú, tú eres mi amortiguador…
Tú, tú, tú, tú, tú detienes del mundo el dolor
Me defiendes cuando alguien me hiere… mi amortiguador
Tú suavizas situaciones crueles… mi amortiguador

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Bebé blue (@blue_thetripodkitten)

Animales con discapacidad: toneladas de amor

¿Te habías preguntado alguna vez cómo sería adoptar un gatito con discapacidad? La recomendación de la humana de Babé Blue es que se debe dar un SÍ, así en mayúsculas, a estas nuevas enseñanzas de vida.

“Los animales con discapacidad merecen un hogar en el cual encuentren amor. Para ellos es difícil encontrar una familia; dada su condición, las personas tienen miedos o prejuicios sobre su crianza. Sin embargo, es una experiencia maravillosa, cargada de amor y sensibilización”, dice.

De hecho, la pregunta es ¿por qué no hacerlo? Dice la humana que, si bien cada discapacidad es diferente, los animales son en extremo inteligentes y por eso sus procesos de adaptación son rápidos. Lo demás es un regalo de la vida: el amor y el agradecimiento de un ser indefenso que tuvo una primera oportunidad en este mundo que corre sin piedad para quien es diferente.

¿Qué más saber de la protagonista de esta historia? Que le gusta esconderse, dormir en sus camitas y que es muy mimada. Es una gata tranquila. Es una gata feliz.

Y tú, ¿estarías dispuesto a vivir esta enseñanza de vida?