¿Has escuchado la expresión golpe de calor? Es literalmente el aumento de la temperatura corporal a niveles que pueden llegar a ser fatales. Esto le puede pasar a cualquier especie de la naturaleza, incluidos los humanos, pero hoy queremos compartirte la información del Golpe de calor en perros, que son una de las víctimas frecuentes de este estado.

El golpe de calor es una hipertermia, (aumento en la temperatura corporal), y en los perros esto es considerado una urgencia veterinaria porque si no se trata rápidamente puede tener graves consecuencias por una disfunción o una falla multiorgánica en nuestra mascota.

Ten en cuenta esto: Los únicos mecanismos que tienen los perros para eliminar el calor son el jadeo, a través del sudor pero solo por las almohadillas de sus patas (ya que no tienen muchas glándulas sudoríparas a comparación de los humanos) y ocasionalmente por medio de zonas con poco pelaje, como el abdomen.

Cuando hay un aumento de la temperatura y estos mecanismos no son suficientes para regularla se produce el golpe de calor.

¿Cómo identificar un golpe de calor en mi perro?

Los primeros signos que podemos observar en los perros son: respiración acelerada, jadeo constante y rápido, excesiva salivación, mucosas rojizas u oscuras, temperatura elevada (por encima de 40°C).

En casos más avanzados, los animales pueden llegar a presentar pérdida de la conciencia, debilidad, vómitos, tambaleo e incluso convulsiones.

Lee también: Toby y Celeste, dos perros viajeros abandonados en un aeropuerto

¿Qué hacer ante un golpe de calor en mi perro?

Lo primero es conservar la calma y acudir de inmediato al veterinario. Los propietarios pueden aplicar unos primeros auxilios para ayudar al tratamiento, donde el principal objetivo es disminuir la temperatura paulatinamente, nunca abruptamente.

Para esto se puede mojar al perro con agua templada, no tan fría, ni tampoco caliente, hacer que el perro beba agua pero de manera controlada, lenta y en pocas cantidades, trasladarlo o mantenerlo en un lugar con sombra y fresco. Posteriormente, el veterinario realizará exámenes para analizar el estado del paciente y continuará la terapia con los medicamentos necesarios.

Nunca debes usar hielo, ya que esto empeoraría el cuadro clínico. La diminución de la temperatura debe hacerse paulatinamente, nunca abruptamente.

Existen también algunos factores de riesgo que pueden hacer a tu perro más propenso a un golpe de calor.

  • Anatomía de las razas: Los perros braquiocefálicos, es decir, los de nariz chata o ñatos como los Bulldog, Bóxer, Pug, etc. Son animales que tienen mayor riesgo de presentar golpe de calor por su composición y la dificultad para disipar el calor, además que son más propensos a enfermedades respiratorias.
  • La edad: Se ha visto que los animales más jóvenes y los más viejos son los que mayor predisposición tienen a presentar golpes de calor.
  • El sobrepeso: Los perros obesos tienen mayor predisposición a sufrir golpes de calor.
  • Enfermedades: Perros con enfermedades cardíacas, respiratorias o nerviosas ya que estas dificultan la eliminación del calor.
  • Factores externos: Ejercicio extremo con privación de agua, confinamiento o hacinamiento de los animales y el más conocido por todos, dejar encerrado al perro en el auto.

Ahora, lo más importante de todo, la prevención. Evita que tu perro sufra un golpe de calor teniendo en cuanta estas recomendaciones.

¿Cómo evitar un golpe de calor?

  • Nunca dejes el perro encerrado en el auto, ni siquiera por pocos minutos.
  • Utiliza el aire acondicionado cuando viajes con tus mascotas.
  • En viajes muy largos, haz paradas y baja a los perros en una parte fresca. Déjalos unos minutos y ofréceles agua.
  • Evita hacer ejercicio con los perros en las horas más calurosas del día.
  • Mantén siempre agua fresca.
  • No tengas tus mascotas hacinadas y en espacios donde reciban el calor directamente.

Si tienes dudas o quieres conocer más sobre este tema, consulta con tu veterinario otras maneras de prevenirlo, más aún si tu perro tiene alguno de los factores de riesgo que lo hacen más propenso a esta trampa silenciosa que es un golpe de calor.

Para consultas virtuales y atención a domicilio en Medellín y municipios cercanos, puedes ponerte en contacto con el autor a través de santiagollano.veterinario@gmail.com.