Gran parte de los propietarios de perros ofrecen huesos y juguetes de carnaza a su mascota. Seguro has escuchado que ayudan a limpiar los dientes y son un buen distractor para tu perro, pero ¡cuidado!, estos también traen otras consecuencias que pueden ser graves.

Lo primero: ¿sabes qué es la carnaza o de dónde se obtienen estos huesos?, pues bien, la carnaza es un subproducto que se extrae de la piel de la vaca o caballos y es sometido a un proceso químico con compuestos altamente tóxicos para generar la tonalidad blanca.

Es común ver en el mercado la venta de estos productos, bien sea como huesos o juguetes y debido a su bajo costo, muchos propietarios los adquieren para sus perros. Antes de volver a comprarlos deberías tener en cuenta algunas  consecuencias en tu peludo tras la ingesta de huesos  y juguetes de carnaza.

Consecuencias de la ingesta de carnaza

  • Alta ingesta de químicos.
  • Ahogamiento.
  • Lesiones graves en dientes, boca o esófago.
  • Obstrucciones y perforaciones a nivel gastrointestinal por astillamiento de los huesos.
  • Gastritis por irritación de la mucosa gástrica.

Si tu mascota presenta signos como: vómito, disminución del apetito, deshidratación, depresión, dolor abdominal, lesiones en la cavidad oral, entre otros acude a tu veterinario de confianza.

Lee también: Golpe de calor en perros, cómo prevenirlo y cómo actuar

Ante estas recomendaciones muchos propietarios afirman que siempre han dado a su perro estos huesos de carnaza y nunca se han presentado inconvenientes, esto es muy válido y nos alegra que sea así, sin embargo no significa que sea bueno para su salud y que pueda presentarse alguna afectación en un futuro.

Muchos de los beneficios de estos juguetes de carnaza se pueden reemplazar por otros snacks naturales o con preparados con ingredientes que son más sanos para tu mascota, asesórate con tu veterinario y recuerda priorizar el bienestar de tu mascota.

Puedes ponerte en contacto con el autor a través de santiagollano.veterinario@gmail.com.