La traqueobronquitis o tos de las perreras, un nombre que tal vez no hayas escuchado, pero seguro has visto algún perro con los signos de esta enfermedad. Acá te contaremos sobre ella, sus causas, signos y lo más importante: su prevención.

La traqueobronquitis infecciosa canina, más comúnmente conocida como «la tos de las perreras», es una patología que afecta al sistema respiratorio. Anteriormente, esta enfermedad era muy común en lugares donde habitaban muchos perros y los principales brotes eran en perreras o criaderos, de ahí su nombre. Hoy en día se presenta un aumento en el número de casos en diferentes lugares, por eso hay que estar alerta.

Esta enfermedad la causa un agente patógeno o la combinación de varios de estos. Estos virus debilitan el tracto respiratorio y como consecuencia se puede producir la entrada de una bacteria conocida como Bordetella bronchiseptica, que causa una infección bacteriana y empeora el cuadro clínico.

Cada caso es diferente, se han registrado algunos donde solo hay presencia de la bacteria, así que el pronóstico y la recuperación depende de los tipos de agentes que estén involucrados y el tiempo que lleve la mascota con la enfermedad.

El contagio es, principalmente, a través de secreciones contaminadas por vía oral o nasal y su síntoma característico es una tos seca, ronca, fuerte y constante, la cual es provocada por la inflamación.

Síntomas de la Tos de las perreras

Además de los ya mencionados, en los casos más avanzados la tos puede ir acompañada de una ligera expectoración (que puede confundirse con un vómito). Adicionalmente, la mascota puede presentar otros signos más inespecíficos como decaimiento, disminución del consumo del alimento (inapetencia), fiebre, entre otras. Si tu mascota tiene alguno de estos síntomas debes acudir a tu veterinario, ya que, en algunos casos, esto puede avanzar hasta una neumonía.

Tu veterinario determinará el tipo de tratamiento adecuado dependiendo el tipo de agente que esté causando la enfermedad, así que sigue sus recomendaciones y no automediques tu mascota.

Lee también: ¡A pararle bolas a la osteoartritis canina!

Vacuna

Recuerda que siempre la mejor decisión será la prevención. Afortunadamente la tos de las perreras tiene una vacuna, y esta es la mejor manera de evitarla. Pregunta a tu veterinario por esta vacuna porque hoy en día no es común que la incluyan en el esquema sanitario habitual. Él te indicará cual es la mejor opción porque existen diferentes tipos de vacunas.

Recuerda: la primera opción es preguntar por la vacuna y aplicarla, y en caso de presentar algún síntoma acudir prontamente al veterinario porque un diagnóstico temprano ayudará con la efectividad del tratamiento.

Puedes ponerte en contacto con el autor a través de santiagollano.veterinario@gmail.com.